Imagen del Corán | commons.wikimedia.org

Imagen del Corán | commons.wikimedia.org

He vivido en la mentira toda mi vida. Pensé saber el significado de las palabras pero en realidad no. Parece ser que lo que yo tenía entendido como verdad absoluta era totalmente lo contrario.

Ahora bien, sé que igual que yo hay personas que piensan que algo significa una cosa mientras que, en realidad, significa algo completamente diferente, por lo que me tomé el tiempo de traducir las frases a su verdadero significado:

Cuando tu mamá te dice “no vayas a la fiesta” lo que en realidad quiere decir es “ve a la fiesta y ponte en riesgo”.

Cuando tu amiga te dice “no le mandes mensaje a ese niño, no te humilles”, lo que en realidad quiere decir es “llámalo cuando estés borracha y asegúrate de que quedes completamente humillada”.

Cuando hay un letrero que dice “no estacionarse”  lo que en realidad quiere decir es “estaciónate, no estorbas”.

Cuando tu maestro te dice “no copies en el examen” lo que en realidad quiere decir es “adelante, no te voy a reportar o reprobar”.

Cuando hay un letrero que dice “no fumar” lo que en realidad quiere decir es “si es sólo uno no hay problema”.

Cuando tu médico te dice “no comas azúcar” lo que en realidad quiere decir es “come todos los dulces que quieras, total, no tienen tanta azúcar”.

Cuando tu papá te dice “haz ejercicio” lo que en realidad quiere decir es “emborráchate todos los viernes y come comida chatarra todos los días”.

Cuando hay un letrero que dice “no pasar” lo que en realidad quiere decir es “pasa, a alguien se le olvidó quitar ese viejo letrero”.

En realidad la palabra ‘no’ significa ‘sí’, así que todo lo que dice ‘no’ en realidad te está invitando a que hagas exactamente lo contrario; como muchos mexicanos se habrán dado cuenta.

Cuando Jesucristo nos dijo “amaos los unos a los otros como yo los he amado a ustedes” lo que en realidad quiso decir fue “amad a todos aquellos que sean iguales a ti, los demás son pecadores y no merecen ser amados por ti”.

Cuando Jesucristo nos dijo “no juzguéis a los demás si no queréis ser juzgados” lo que en realidad quiso decir fue “no juzgues a los que entiendes y juzga a los que no entiendes”.

Cuando Mahoma dijo “Alá es misericordioso con aquellos que muestran misericordia hacia los demás” lo que en realidad quiso decir fue “todos aquellos que no creen en Alá y en Mahoma son herejes y merecen morir por ser infieles”.

Cuando Mahoma dijo “el mejor de los hombres es aquel que hace más bien a sus semejantes” lo que en realidad quiso decir fue “haz bien a quienes compartan tu ideología y a los demás hazles el mal”.

Espera un momento, no, creo que, después de todo, estoy mal. Cuando tu mamá te dice “no vayas a la fiesta” significa no vayas a la fiesta. Cuando hay un letrero que dice “no estacionarse” significa que no te estaciones ahí. Cuando Jesucristo nos dijo “amaos los unos a los otros” lo que en realidad quiso decir es que nos amemos mutuamente. Cuando nos dijo que no juzgáramos lo que quiso decir que es no juzgáramos.

Cuando Mahoma dijo “Alá es misericordioso con aquellos que muestran misericordia hacia los demás” lo que quiso decir es que fuéramos misericordiosos. Y cuando dijo que “el mejor de los hombres es aquel que hace más bien a sus semejantes” a lo que se refería era que no le hiciéramos mal a nuestros semejantes.

No sé en qué momento el ‘no’ pasó a ser ‘sí’ y el ‘sí’ a ‘no’. Lo que sí sé es que organizaciones como el Estado Islámico no deberían de refugiarse en lo dicho en el Corán. Si quieren hacer lo que hacen, entonces que tomen responsabilidad de sus actos y no se cobijen en una religión cuyo sinónimo no es precisamente ‘mártir’ y ‘terrorismo’. Sería lo mismo que si yo, cuando no se me permitió ir de fiesta y de todos modos fui, me refugiara en algunas palabras selectas de mi mamá para justificarme, ajustando así su mandato a mi conveniencia.

Maite Mainero