Ocurrió hace ya muchos años, casi 20: estaba yo en Valencia y tenía algunos años tocando la guitarra (blues, para ser más exactos). Sin embargo el flamenco comenzaba a intrigarme. Para entonces había comprado la magnífica Antología del tristemente fallecido Paco de Lucía. Sin embargo he de confesar que no entendí mayor cosa. Salvo una o dos piezas (“Entre dos aguas” y “Río Ancho”) el flamenco me parecía indescifrable.

Paco de Lucía

Paco de Lucía

Así que estando ahí, en la sección de discos de una tienda Fnac en Valencia, dije una barbaridad, algo que todavía hoy me avergüenza, ¡Un sacrilegio! Pero qué le vamos a hacer. Nadie nace sabiendo. La fuente de mi embarazosa declaración se remontaba 10 años atrás y había ocurrido antes de un concierto de Olé Olé (porque mi hermano y yo queríamos ver a Marta Sánchez; bueno, hoy es el día de las confesiones embarazosas, en fin): pusieron como música de fondo algo que yo nunca había oído y que me intrigó.

Tienda Fnac

Tienda Fnac

De regreso 10 años en Valencia proferí la terrible profanación: “Me interesa el flamenco, ¿tendrán algo de Gipsy Kings o así?”

Debo reconocer que el chico que me atendió me tuvo una paciencia que ni el mismísimo San Francisco de Asís: ni se inmutó y se portó como todo un profesional cuando proferí tal salvajada. Supongo que mi acento sudaca debió amortiguar un poco la atrocidad.

El chico me explicó que el flamenco clásico no era fácil de entender para los novatos, pero me preguntó “¿Has oído a Ketama?” La respuesta era, por supuesto, “no”.

El dependiente me llevó a una sección que decía “Nuevo Flamenco” y me dijo: “Si quieres empezar bien con el flamenco, tienes que escuchar a Ketama. Éste es un disco en vivo y tiene sus mejores canciones”. Me estaba recomendando el álbum De akí a Ketama. Y entonces mi existencia, al menos mi vida flamenca, cambió.

Antonio Carmona, voz de Ketama

Antonio Carmona, voz de Ketama

Ketama fue un grupo español que duró 20 años. Se inició en 1985 con tres primos flamencos de pura cepa: José Miguel, Juan y Antonio Carmona. Durante una década se mantuvo en el underground hasta que presentó, en 1995, De akí a ketama. El nombre provino de un poblado marroquí. Originalmente estuvo formado por José Soto, Juan Carmona y Ray Heredia. Luego se unirían Antonio y José Miguel Carmona. Ray emprendería su propia senda como solista. Luego José Soto “Sorderita” también se marcharía.

Por supuesto que fue una gran sugerencia pues los Ketama no solamente resultaron ser auténticos flamencos, además fueron los líderes del flamenco fusión. Ketama conjuga ritmos afroantillanos, complejas armonías de jazz y un toque flamenco tan auténtico como renovado. Ketama es una mezcla de salsa, reggae, funk. Llegó a compartir escenario con grandes como Celia Cruz, Paco de Lucía, Enrique Morente o Camarón de la Isla. Este grupo de flamenco fusión llegó a abrirle conciertos a Prince, a los Rolling Stones y al mismísimo Frank Sinatra.

Cuando escuché De akí a Ketama (por cierto, disponible en Spotify) de inmediato me enganché en el flamenco fusión.

De akí a Ketama

De akí a Ketama

De akí a Ketama significó la expansión de Ketama para dejar de ser un grupo de culto e insertarse en el mainstream. En 1995 obtuvo en los Premios Ondas los galardones al Mejor Álbum y el siguiente año obtuvo los premios a las categorías Mejor Grupo Español y Mejor Canción del Año por “No estamos lokos”.

[embedplusvideo height=”320″ width=”450″ editlink=”http://bit.ly/1FXTlwI” standard=”http://www.youtube.com/v/lsjx_z7EjBc?fs=1″ vars=”ytid=lsjx_z7EjBc&width=450&height=320&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep4512″ /]

Ketama resultó toda una revelación para mí. El toque de Juan Carmona, hijo de Juan Habichuela, es tan flamenco como entendible. La voz de Antonio Carmona abandona el estilo bronco y carrasposo que trajo de nuevo Camarón de la Isla al cante flamenco en la década de 1970.

En De Akí a Ketama otro de los temas que me atrapó fue “Flor de Lis”, con raíces brasileiras y coro pegajoso.

[embedplusvideo height=”320″ width=”450″ editlink=”http://bit.ly/1FXTsZd” standard=”http://www.youtube.com/v/Dd9JxF6-H-s?fs=1″ vars=”ytid=Dd9JxF6-H-s&width=450&height=320&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep8722″ /]

Mucho más serena es la canción “Se dejaba llevar por ti” con sus complejas armonías en la guitarra y donde el desaparecido Antonio Vega (cofundador de Nacha Pop) se sumó a la voz de Antonio Carmona.

[embedplusvideo height=”320″ width=”450″ editlink=”http://bit.ly/1FXTujP” standard=”http://www.youtube.com/v/dFQk8Dr1opg?fs=1″ vars=”ytid=dFQk8Dr1opg&width=450&height=320&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=” id=”ep2077″ /]

Ketama tuvo otro gran éxito cuando publicó su álbum Toma Ketama en 2000 (disponible también en Spotify). El grupo llegaría a incorporar al flamenco blues, pop, hip hop y hasta house.

Desafortunadamente en 2005 el grupo decidió disolverse y cada integrante tomó su propio rumbo.

Desde mi primer encuentro con Ketama pude adentrarme poco a poco en el mundo del Flamenco Fusión y eventualmente me encontraría con otros artistas como José Mercé, Chambao, Niña Pastori, Estrella Morente, Pitingo, Tomasito, Miguel Poveda, Vicente Amigo, Elbicho, Ojos de Brujo y tantos otros flamencos fantásticos.

Ahora sé que lo que hice en aquella tienda Fnac fue una barbaridad porque los Gipsy Kings ni son flamenco, ni son españoles y tal parece que tal audacia equivaldría a llegar a una sección de música clásica y preguntar por un disco de André Rieu. Pero afortunadamente el chico que me atendió supo verme con paciencia y llevar mi camino flamenco hacia buen puerto.

Gipsy Kings, ni españoles ni flamenco

Gipsy Kings, ni españoles ni flamenco

¡Hasta el próximo jueves!

Óscar Colorado

***

Óscar Colorado Nates es catedrático titular de Fotografía Avanzada en la Universidad Panamericana (ciudad de México), autor de los libros Fotografía de Documentalismo SocialFotografía Artística Contemporánea, entre otros, y creador del blog www.oscarenfotos.com, espacio de reflexión fotográfica líder en Iberoamérica.