Cortesía: huntmads.com

Cortesía: huntmads.com

Si crees que el iPad es la única opción para comprar una tablet, tal vez te lleves una buena sorpresa.

El otro día fui al Office Depot más cercano para comprar un mouse que ya me hacía falta. Me puse a curiosear por el área de electrónicos y me sorprendió la cantidad de tablets de bajo costo. Tal vez he vivido demasiado tiempo bajo el ecosistema de Apple conformándome con mi iPad.

En la tienda me encontré una variedad enorme de tablets desde marcas reconocidas como HP, Sony o Samsung hasta algunas francamente cuestionables (como Coby). Todas utilizan el sistema operativo Android (excepto la Microsoft Surface) y cambian un poco los microprocesadores, y donde hay una diferencia importante es en la capacidad de memoria. Algo que se agradece mucho es que muchas de estas tablets pueden utilizar tarjetas de memoria externas.

Tras revisar algunos modelos, pienso: “No están nada mal…”

Mientras jugueteo con el sistema operativo Android reflexiono en cómo uso mi iPad. Me doy cuenta que utilizo relativamente pocas aplicaciones: Netflix para ver películas, Spotify para escuchar música y Zite para revisar contenidos de blogs que me interesan. Leo e-books en Kindle. Eventualmente reviso mi cuenta de Facebook y doy un vistazo a las estadísticas de mi blog con WordPress. Todas estas aplicaciones funcionan conectadas a la nube, de modo que en realidad no necesito gran capacidad de almacenamiento. No utilizo 3G ni 4G para conectarme a Internet. De modo que mis exigencias para una tablet realmente no son muchas.

Cortesía: besttabletfor.me

Cortesía: besttabletfor.me

Los equipos que me gustaron de las marcas reconocidas tienen buenas prestaciones, pantallas desde tamaños ultra portátiles hasta interesantes pantallas con proporción HD 16:9  (ideal para las películas en alta definición).

Estas tablets con buenas presentaciones, pantallas de resolución y tamaño razonable son –en su mayoría– más baratas que el iPad Mini. Esto en verdad me sorprendió. El modelo más barato de iPad de tamaño normal es más caro que los modelos avanzados de otras marcas. Sí, efectivamente el iPad es de aluminio y no de plástico, pero para ser sinceros el valor agregado que está dando un iPad está resultando marginal con la oferta disponible al consumidor.

Me parece clarísimo que Apple se ha estado durmiendo en sus laureles. Aunque ya anunció el iOS7 hace falta a gritos un hardware que haga trizas a los demás, un software espectacular y una gama muchísimo más amplia de modelos que la actual. Debería haber un iPad nano, apenas más grande que un iPod Touch, versiones con cuerpo de plástico (como el ya muy anticipado iPhone de bajo costo), etcétera.

Se le ha achacado (y con razón) a Tim Cook su falta de innovación al frente de Apple. No se trata únicamente de intentar superar la sombra de Steve Jobs, sino de competir en un mercado feroz. Yo no sé si Cook se ha dado una vuelta últimamente por el Office Depot más cercano (que por cierto está en 4360 Stevens Creek Blvd, San Jose, CA, señor Cook) y ha visto la avalancha de opciones que tiene el consumidor. Jobs inventó toda una nueva categoría de dispositivos con el iPad. ¿No debería estar Apple muchos pasos adelante de su competencia? La ventaja actual de Apple se va reduciendo cada vez más. La competencia está, en definitiva, pisándole los talones.

Pero por el momento, para ser totalmente sinceros, no me importa la suerte de Tim Cook (ni la de Steve Ballmer, CEO de Microsoft). Lo que realmente me importa es pensar en los estudiantes que desean una tablet y no se pueden gastar una fortuna. O los padres de familia que tienen que proveer a sus polluelos tanto de proteínas como de conexión al nuevo milenio vía una tablet. O también la abuelita que no quiere complicarse la vida con una computadora y que no desea darle un “pellizco” significativao al fondo de ahorro para el retiro que le tiene un poco justa en los gastos mensuales. Todos ellos comparten dos características: les interesa (y necesitan) la nueva tecnología, y no quieren hipotecar un brazo.

Cortesía: jumpymobil.com

Cortesía: jumpymobil.com

Durante largo tiempo la cantaleta publicitaria de Apple tiene que ver con el tema del número de apps disponibles en su tienda que, al día de hoy (28 de agosto, 2013) ronda las 375 mil unidades. Por su parte, en Android la página Appbrain dice que hay 850 mil. Sin embargo, para ser sinceros, además de las ya citadas Netflix, Kindle, Spotify, Facebook, etcétera, existen versiones Android de Angry Birds, Plants vs. Zombies y Candy Crush, de modo que, ¿quién necesita más?

Ciertamente el iPad cuenta con herramientas interesantes, sin embargo nunca he utilizado el mío para una grabación seria con Garage Band, jamás hago postproducción fotográfica más que en mi desktop y, en general, hay más o menos unas 374 mil 990 aplicaciones para iPad que no uso y seguramente no necesito, y las que sí utilizo tienen equivalentes para Android.

En suma, me estoy planteando seriamente que mi próxima tablet no sea un iPad. Confieso que cuando salí del Office Depot hubo un pleito entre angelito vs. diablito sobre si comprar una tablet de bajo costo con el pretexto de este artículo, pero me ha detenido la buena razón, el tener que explicar a mi esposa por qué necesito imperiosamente una tablet  si ya tenemos un iPad, los gastos del inicio de cursos de mis hijos, la templanza, etcétera, etcétera… sin embargo, la tentación es grande…

¿Y la Microsoft Surface? No me hagan reír por favor, que tengo los labios partidos. Bueno, la verdad no está nada mal, aunque fue diseñada para competir en la liga del iPad (por lo tanto es bastante cara) seguramente bajará de precio porque fabricaron más de las que el público aceptó.

Por lo pronto investigaré un poco más antes de cambiar de tablet y consultaré este link que es un buen configurador para ayudarnos a elegir una tablet de acuerdo a nuestras necesidades personales.

Por Óscar Colorado Nates

***

Óscar Colorado Nates es catedrático titular de Fotografía Avanzada en la Universidad Panamericana (Ciudad de México), autor de los libros “Fotografía de Documentalismo Social”, “Fotografía Artística Contemporánea”, entre otros, y creador del blog www.oscarenfotos.com, espacio de reflexión fotográfica líder en Iberoamérica.