Cristina Pineda y Xico / Foto: estilos.msn.com

Cristina Pineda y Xico / Foto: estilos.msn.com

En el marco de su participación en el segundo congreso Construye México, la diseñadora mexicana Cristina Pineda, de la casa Pineda Covalin, platicó en exclusiva con DiarioUP acerca de la que hoy es probablemente la marca mexicana más famosa del mundo.

Durante su conferencia, Cristina destacó que cada pieza creada por Pineda Covalin es un viaje, tanto dentro la historia como dentro de la cultura y la comunicación. Por eso, cuando platicamos con ella, quisimos saber cómo ha sido el viaje de Cristina Pineda a lo largo de 17 años de trayectoria. “Ha sido un viaje de construcción a través del tiempo, en la que vas viendo los resultados. Es construir en el pensamiento mexicano, saber que tenemos un gran valor agregado, y también saber que hay mucho talento en México”, contestó.

Desde 2008 Cristina ha trabajado con un personaje muy especial: Xico. Este perrito xoloescuintle nació para llevar por el mundo las historias de la cultura mexicana, a través de cómics, cuentos, y diversas ilustraciones. “Xico es muy importante, porque narra leyendas”, nos cuenta la diseñadora, y enfatiza que “si no tienes nada que decir no puedes ser competitivo, por lo que siempre hay que dar más valor a las cosas”.

Xico en realidad es una palabra compuesta originada por dos vocablos del náhuatl: xi, fuego, y co, corazón. ¿Cuál es el fuego que anima el trabajo de Cristina? ¿En dónde está su corazón? “Veo todas las diferencias que hay en México. Siempre he dicho que en la diferencia está en la riqueza; eso nos ayuda a crear más fuentes de trabajo”. Hoy en día, la plantilla de Pineda Covalin consta de más de 300 trabajadores, entre artesanos, directivos, y técnicos. La manera en que han reivindicado a la artesanía mexicana, al talento nacional, es lo que les gana el título de empresa con calidad humana.

En la colección Otoño-Invierno, “Biodiversidad y Sentimientos Latinoamericanos”, pudimos ver más que antes fusión y dualidad: en una misma pieza se encuentran lo tosco y lo fino, el cuero y la seda, produciendo una dualidad que queda como retrato fiel de la dualidad de México: fuerte y sensible, milenario y moderno. ¿Cómo logra el mexicano actual reconciliar estas dos naturalezas que lleva dentro de sí? “En la medida que uno se vuelve competitivo puede llevar lo más útil y lo más glamoroso. Es tener equilibrio y armonía, buscar esta compensación”, afirmó. Corresponde a nosotros aprender esa gracia y estilo no sólo para lucir prendas de una marca de lujo como Pineda Covalin, sino para realzar nuestra propia identidad en una nación que, como Cristina advierte con preocupación, “busca más cualquier producto extranjero y se olvida de lo que hay en su propio país, olvidando también las grandes oportunidades que ofrece México”.

Como jóvenes universitarios o recién graduados enfrentamos el reto de un mundo demasiado competitivo. Cristina insiste en la importancia de ir formando conexiones, de contar con gente en la que nos podamos apoyar y posteriormente cerrar contratos. Es necesario tener amigos, saber relacionarse, y tener la capacidad de interactuar con nuestro entorno empresarial. Sólo entonces podremos forjar nuestro nombre y volvernos competitivos en una de las industrias más reñidas que puede imaginarse. El consejo más importante que da a los jóvenes: “Crean en su proyecto”.

Por último, Cristina recomienda dos elementos. El primero es Caminando con Gigantes, un proyecto que muestra a emprendedores mexicanos y su lucha por realzar el nombre de México, y también el libro “31 Líderes por México”, como inspiración de casos exitosos de gente joven. Lo importante es dar el primer paso, finalizó.

Por Michelle López