En el marco del Primer Congreso de Periodismo y Literatura de la Universidad Panamericana tuvimos la oportunidad de conversar con Andrew Paxman, periodista e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), quien dictó la conferencia “Prensa y Política en el siglo XX”. Paxman tiene varias publicaciones en el tema de la prensa mexicana y el periodismo, entre los que destaca El Tigre: Emilio Azcárraga y su imperio Televisa, así como biografías de personajes como William Jenkins y Carlos Slim, esta última aún en proceso.

Paxman compartió con Diario UP algunas de sus visiones respecto de la prensa en nuestro país y sus planes a futuro.

Andrew Paxman | Foto: periodismocide.org

Andrew Paxman | Foto: periodismocide.org

Sus estudios de las primeras planas mexicanas tienen más de veinte años. “Empecé en el periodismo en los años noventa”, explicó Paxman, “yo era periodista radicado en México: trabajé en Novedades, luego un tiempo en Excélsior, y como corresponsal en una revista norteamericana, radicado en México, pero con responsabilidad de cubrir las noticias de toda América Latina, específicamente de la industria de televisión y cine. Desde mis primeros pasos afuera de la universidad vine a México; experimenté el periodismo mexicano desde adentro“.

Algo que destacó Paxman es la falta de investigación en el periodismo contemporáneo: la mayor parte de los trabajos se remonta a hace más de un siglo. “Cuando decidí cambiar de rumbo a finales de los noventa y convertirme en historiador, estuve consciente de cómo no ha habido mucha investigación sobre la prensa. Éste es un campo en pañales, y lo que se nota en esta conferencia es que la mayoría de los ponentes se enfocan en el siglo XIX o en el Porfiriato. La prensa mexicana en la época posrevolucionaria es un campo casi virgen para los investigadores, hay mucho trabajo por hacer”.

No puede hablarse de prensa y control político sin mencionar que el sistema en que el gobierno dicta mucho de la línea periodística sigue más que vigente. ¿Tiene Paxman planes de hacer investigación más extensa acerca de la situación que vive la prensa actualmente?

Todo indica que sí. “Esta ponencia es parte de un libro que estoy por publicar a finales de este año, sobre la prensa mexicana. Es un libro escrito por historiadores británicos, norteamericanos, y mexicanos; se va a publicar en inglés primero, pero estamos planificando también una edición en español, quizá con el CIDE. El libro empieza con la Revolución y va hasta nuestros días, y se enfoca en diferentes aspectos de la prensa mexicana, como periódicos y revistas en el Distrito Federal, en provincia; hay temas desde la relación con los políticos hasta la relación entre la prensa y el narco, que obviamente es un tema muy importante en cuanto a la conducta de la prensa hoy en día”.

Este libro podría convertirse en un gran referente del periodismo mexicano, y es la intención de Paxman consolidarlo como tal. “Esperamos que sea una gran aportación a la historia de la prensa que, por lo menos en la época posrevolucionaria, es un tema poco estudiado.

Finalmente, Andrew Paxman compartió un mensaje para los jóvenes que hoy estudian periodismo y quieren dedicarse a la investigación, y que sin embargo se enfrentan a la realidad del control de medios.

“Creo que una buena manera de prepararse para ese gran reto que es mantener la independencia es estudiar la historia de la prensa”, recomendó el investigador. “Leer libros como La otra guerra secreta, de Jacinto Rodríguez Munguía; o Prensa vendida, de Rafael Rodríguez Castañeda, libros que van a informar a los lectores, no sólo sobre las tradiciones de censura y autocensura, sino también sobre los momentos, en ese contexto, de una enorme presión desde arriba, una presión gubernamental para mantener callada o sumisa a la prensa”.

En un ámbito en el que existen intereses políticos y económicos muy fuertes, el periodista exhortó a buscar y rescatar las partes buenas, la pureza del periodismo comprometido.

“El hecho de que el dinero del gobierno, tanto federal como estatal, fije mucho la línea de la prensa mexicana, no implica que toda la prensa mexicana es vendida”.

“Obviamente, como los periódicos y las revistas son un bien comercial, tienen que vender anuncios, entonces siempre habrá una tensión entre querer vender anuncios y no querer ofender a los mismos anunciantes, pero creo que es una práctica más sana si los anunciantes principales son de la iniciativa privada, no del gobierno, y que esos anunciantes son muchos. Otro problema en la prensa es cuando un periódico llega a depender muchísimo de un solo anunciante, porque eso implica que ese anunciante puede ejercer censura sobre sus actividades en ese periodo”.

Paxman hizo también un llamado a entender esta historia para generar un cambio desde la posición del periodista.

“De vez en cuando surgen momentos en que los periodistas persiguen ejercer una independencia, una voz distinta. La historia de la prensa mexicana es la historia de una prensa más controlada de lo que se nota en otros países, pero eso no implica que siempre ha sido suprimida y ya, siempre ha habido momentos, huecos, o ventanas donde periodistas profesionales, periodistas con gran sentido ético, han logrado publicar las notas que exponen lo que está pasando tras bambalinas, exponen lo que pasa en los estados, la corrupción, etcétera”.

“Hay que estar atentos a esas tendencias y buscar esas posibilidades de ejercer un periodismo más independiente”.

Michelle López