Imagen: www.jordipizarro.com

Imagen: www.jordipizarro.com

La fotografía contemporánea se encuentra en constante cambio. Hoy en día prácticamente cualquiera puede tomar una fotografía, pero pocos pueden comunicar y motivar a la reflexión a través de un elemento visual. Jordi Pizarro es uno de esos fotógrafos que en cada toma buscan inspirar y hacer pensar a sus audiencias. Con motivo de la FotoWik 2015 el fotógrafo visitó la ciudad de México y en la Universidad Panamericana presentó algunos de sus proyectos y trabajó toda una semana con fotógrafos de Comunicación UP.

A lo largo de la FotoWik has tenido la oportunidad de estar en una clínica para alumnos fotógrafos de la Escuela de Comunicación, ¿cómo los ves en general?

Es difícil obtener una percepción general. Hay gente que apenas está conociendo la fotografía y están entendiendo y describiendo los géneros que hay, encontrando lo que más les apasiona. Todos tenemos este proceso. Hay un poco de todo, he visto que ya hay gente que tiene referentes fotográficos más amplios y que tiene proyectos empezados. Creo que hay gente que si sigue trabajando llegará lejos.

Tienes un proyecto documental a largo plazo, The Believers, que te ha permitido estar en contacto con religiones de varias regiones del planeta. Has mencionado que, aunque no eres muy religioso, es un esfuerzo por entender. ¿Qué has aprendido de este proyecto, de la fe, de la condición humana?

Empecé este proyecto como una forma de salir de la redacción del periódico, había trabajado a color y cuando empecé decidí hacer un trabajo más personal, una búsqueda de estilo fotográfico;  esto me ha llevado a seis países en los que he trabajado y aún me quedan cinco o seis más.  Conocer esas comunidades religiosas y haber vivido los momentos de éxtasis colectiva de fe impresiona mucho lo que pasa en la mente humana que no es algo científico.  No soy religioso pero para mí ha sido una búsqueda interior porque desde el inicio de la humanidad existe esta relación entre el cielo y la tierra.

¿Qué lugar te gustaría fotografiar?

Ahora estoy revisando el sufrimiento en torno al cuerpo humano. He estado trabajando con las minorías religiosas hindúes en Malasia cuando están en trance con perforaciones en el cuerpo y piel como forma de devoción a sus dioses.  Por otra parte, en Tailandia e Indonesia estoy trabajando sobre la relación humana con la muerte y espero en dos o tres años terminar. Me gustaría trabajar en Latinoamérica, en Perú; acá en México aproveché para fotografiar la festividad de los muertos hace algunos días. No sé cuándo voy a terminar, es un proyecto muy grande, pero creo que aquí en Latinoamérica hay varias cosas que hacer aunque me llevarán 5 o 6 años; también es difícil financiarlo.

¿Crees que como fotógrafo tienes una responsabilidad social de evidenciar algo para que la sociedad comience a darse cuenta de que existe? Me viene a la mente tu proyecto de las mujeres que sobrevivieron a ataques de ácido en la India.

Claro que sí. Como fotoperiodistas trabajamos con la realidad y contamos historias, queremos crear una situación de reflejo social y dar un poco de luz en la oscuridad, el problema es cuando haces un proyecto así y no se publica en medios de comunicación tradicionales. Ahí está la lucha. Desgraciadamente la prensa ha dejado un vacío grande y hay ciertas historias que no se publican debido a los intereses comerciales de los medios, además el fotoeditor cada vez tiene menos poder, importa más el estilo de vida con mensajes un poco vacíos. Hace falta una fotografía crítica y de reflexión.

Comentas en tu página que tu mayor objetivo es incrementar la conciencia que tiene la gente sobre asuntos que le están afectando en el mundo, ¿cómo transmites y buscas llegar a este objetivo a través de tus fotografías? 

Depende del tema, de lo que me interese y del tiempo para hacer la historia. El más reciente proyecto que he trabajado sobre el cambio climático fue la desaparición del Monte Ghoramara; lo hice en dos semanas y estaba listo para publicar en la prensa pero decidí hacer también uno a largo plazo con más tiempo y eso no te lo paga ningún medio de comunicación, depende un poco de ti con becas. Hay proyectos más complicados que otros para  financiar.

¿Qué tanto es importante enfocarse en los temas en los que todos los medios están trabajando?

A mí no me interesan tanto las breaking news pero es una decisión personal. Hay otros amigos fotógrafos que sí se enfocan en conflictos actuales, es necesario que haya gente que cubra estas crisis y necesitamos que cuenten esto. Yo me enfoco en contar historias más pequeñas, un trabajo no tanto de agencia sino más pausado, documental o reflexivo. Apenas en el pasado terremoto de Nepal 300 fotógrafos de diferentes agencias a nivel mundial fueron a cubrir y yo no puedo competir con eso.

SI pudieras definir al mundo con una fotografía, ¿cuál escogerías y por qué?

El mundo es demasiado complejo como para definirlo con una fotografía.

¿Cuál es la clave para ser un fotógrafo exitoso y también un buen vendedor de tu trabajo? ¿Qué consejos le darías a un fotógrafo freelance?

No hay secreto en esta profesión. Piensa cuántos periódicos importantes existen en el planeta que pudieran publicar tu trabajo, digamos unos 20. Uno trabaja y lo hace lo mejor posible, además hay una red de contactos que como freelance tiene que hacer pero que no es tan difícil, hoy en día en LinkedIn los encuentras en una tarde. Si a esto le sumas la asistencia a festivales de fotografía, y la revisión de portafolio genera que poco a poco conozcas a editores de periódicos. Como freelance no tienes el poder de una agencia, ellos llegan a donde tú no puedes llegar. Yo opté por el freelance por la naturaleza de mis proyectos pero cada uno tiene que encontrar su espacio.

¿Qué recomiendas a los alumnos de la UP para que puedan dedicarse a lo que les gusta?

Crean en lo que hacen y tengan pasión. Nunca pasé por muchas aulas y hago lo que me gusta, esto es estar motivado y creer en ello. Enamórense de lo que gusta. Al menos en la fotografía estamos para hacer lo que nos gusta más que para ganar dinero.

Te dejamos unas fotos de la visita de Jordi con los alumnos:

Editing with the amazing students of comunication, at advanced photography workshop in Mexico city. Thanks for this days!! Una foto publicada por Jordi Pizarro (@jordi_pizarro) el

Sitio oficial

J. Arturo Roseti (@rockseti)