Asher Silva posa con el Guinness que lo avala como el propietario de la colección más grande del mundo mágico de JK. Rowling | Imagen: Héctor Tapia

Asher Silva posa con el Guinness que lo avala como el propietario de la colección más grande del mundo mágico de JK. Rowling | Imagen: Héctor Tapia

Su nombre es Asher Silva Vargas, es maestro en derecho corporativo y tiene 38 años. Él, igual que miles de personas en el planeta, es fanático del mundo mágico de Harry Potter, creado por la escritora británica J.K. Rowling. A diferencia del resto de los seguidores de la saga Asher es la única persona que puede afirmar que su colección de objetos del universo del joven mago es la más grande; prueba de esto es el récord Guinness colgado en una pared de su casa: la Casa de Asher Potter.

Tras 15 años de búsqueda y adquisición de objetos únicos, Asher decidió compartir con el público las más de 4 mil piezas que componen su galardonada colección y, con la premisa de que no hay lugar como el hogar, transformó su casa en un auténtico museo. Con ayuda de profesionales en diseño, las habitaciones de la vivienda se convirtieron en escenarios de las películas, por lo que al visitar esta exhibición podrás meterte en los zapatos de un estudiante de Hogwarts: caminar por los pasillos del castillo, beber una cerveza de mantequilla, e incluso convivir con un búho (y no me refiero a uno de los animatronics que se usaron en la realización de los filmes, sino un auténtico búho de nombre Antares, de tan sólo seis meses de edad).

Un sinfín de libros, películas, juguetes, varitas mágicas, revistas, rompecabezas (armados personalmente por Asher) y demás objetos coleccionables que forman parte de las 50 categorías en las que están exhibidos a lo largo del museo hizo posible que en 2014 un récord Guinness llegara a México.

A inicios del mes de noviembre tuve la oportunidad de visitar la Casa de Asher Potter y conocer a la persona detrás de la colección, quien con su trato amable y personal me hizo sentir como en mi propia casa. Lo primero que hicimos fue dar un recorrido por el museo, durante el cual él me explicó la historia de cada uno de los objetos que observaba. Minutos más tarde, después de disfrutar de una cerveza de mantequilla, platiqué con Asher acerca de este proyecto que inició hace más de una década y continúa creciendo el día de hoy.

Una de las habitaciones de la vivienda adaptada como la habitación de Harry Potter | Imagen: Héctor Tapia

Una de las habitaciones de la vivienda adaptada como la habitación de Harry Potter | Imagen: Héctor Tapia

El primer libro de la saga fue publicado en 1997 y la primera película se estrenó en el año 2001, ¿a qué edad y cómo fue tu primer contacto con el mundo de Harry Potter?

Tendría alrededor de 24 años cuando alguien tuvo a bien prestarme el primer libro y al ver la portada pensé que eso no era para mí. No obstante, esa misma tarde decidí abrirlo y en unas horas lo terminé. Me encantó y 15 años después aquí estamos.

Muchas personas que son seguidoras de la saga han comprado una varita mágica, una rana de chocolate y seguramente los libros y películas, ¿en qué momento decidiste iniciar la colección?

Para ese entonces ya no estaba en una edad de ir a clubes y para ese momento buscaba personas con quienes platicar en el mismo lenguaje del mundo mágico con el fin de hacer analogías entre las novelas y la vida. La obtención de objetos me hacía afianzarme a ese mundo de fantasía, lo que me hizo atesorarlos.

Cuéntanos un poco más de las piezas que componen la colección, ¿hay alguna en particular que se te haya dificultado conseguir? ¿Existe alguna a la que le tengas mayor aprecio?

Después de 15 años puedo recitar la historia de cada objeto. Son 50 categorías y en el museo se exhibe 95 por ciento de la colección. El expreso de Hogwarts tardé seis meses en pagarlo. Recuerdo que había comprado mi primer celular moderno dos días antes del lanzamiento de un castillo que tiene en su interior la película por lo que un cliente mío, al verme desesperado, decidió comprármelo para que pudiera hacerme del castillo. Lo que me interesa es seguirme haciendo de esos objetos difíciles de conseguir.

El objeto más valioso de toda la colección es, sin duda, el premio Guinness, ¿cómo fue el proceso de obtención de éste? ¿Te acercaste a ellos o te contactaron?

Después de pasar tres años pagando la renta de una bodega me cuestioné hacia dónde iba con este proyecto e incluso contemplé la posibilidad de venderlo. Por diferentes motivos llego a la página de los Guinness y veo que existen premios a un gran número de colecciones de diversos rubros. Tras leer los requisitos me di cuenta de que el proceso era largo y costoso, pero me aventuré a realizar el inventario y fue un proceso de un año. Dos corredores públicos estuvieron seis horas contabilizando los objetos, se enviaron los documentos a Londres y tres meses más tarde me llegó la noticia de que mi colección sería premiada. Una persona tuvo que viajar desde Inglaterra para entregarme el reconocimiento en mis manos porque el primero que enviaron se perdió en el camino.

¿Qué implica tener un reconocimiento que te avale como la persona que entre miles de millones del planeta posee la colección más grande? ¿Lo ves como una recompensa o es incluso una responsabilidad mayor?

Recompensa no como tal porque nunca la busqué. Responsabilidad sí porque implica que siempre voy a estar en el ojo del huracán en el sentido de coleccionistas y fans de Harry Potter. México no es un país de coleccionistas por lo que al enterarse que la colección más grande del mundo estaba aquí rompió un paradigma.

Me imagino que en un proyecto tan extenso no estuviste solo, ¿qué opinaban tus familiares y amigos al momento de iniciar esta aventura?

Siempre cargué con el estigma de ser el abogado que siempre está jugando con sus juguetes y gasta su salario en películas, peluches, etcétera. Mi madre en algunas ocasiones me llegó a decir que estaba siendo desmesurado pero a fin de cuentas aportó con sus obsequios. La familia política formó parte de esa inercia de buscar e ir a recoger objetos. En ocasiones muchos de mis clientes que iban de viaje me sorprendían con regalos de la saga.

Hablemos acerca de la Casa de Asher Potter, ¿cómo nace la idea de abrir las puertas de tu casa y compartir tu trabajo de años al público?

Qué mejor lugar de mi casa para recibir a los amigos y compartir con la gente que disfruta lo mismo que yo. Las necesidades de conservación de la colección, como son seguridad, ambientación y tener a la mano los elementos para convivir, hicieron que la casa fuera idónea. Tuve la experiencia de exhibir los objetos en un museo de la ciudad de México donde me di cuenta que esos espacios no eran lo que estaba buscando para compartir mi trabajo.

Así como Harry Potter, existen otros universos creados por la literatura o el cine como Star Wars y El Señor de los Anillos, ¿qué hace al mundo creado por J.K. Rowling especial y diferente de otras sagas?

La mujer es un genio, maneja una riqueza de elementos vasta. Cosas sin aparente relevancia del libro segundo reaparecen en el séptimo. La ligereza con que lleva la narrativa y su estilo hacen la diferencia que te hace ser afín a la saga. No complica tanto el mundo de la magia, sino que te envuelve en él.

Por último y a manera de síntesis, ¿qué significa Harry Potter para ti?

Significa inspiración y muchos valores agregados. La saga maneja valores como la lealtad, el valor, el amor, distinguir entre lo malo y lo correcto, distinguir entre tus debilidades y fortalezas. Harry Potter es amor para mí.

Las varitas y los juguetes son una pequeña parte de los más de cuatro mil objetos en exhibición | Imagen: Héctor Tapia

Las varitas y los juguetes son una pequeña parte de los más de cuatro mil objetos en exhibición | Imagen: Héctor Tapia

Recientemente, el premio Guinness de Asher fue autografiado por el mismo Harry Potter, cuando conoció al actor inglés Daniel Radcliffe con motivo de la alfombra roja de su última producción, en la capital de la República Mexicana. Estos son los resultados de años de perseverancia y entrega hacia algo que te apasiona; que México no fuera un país con cultura del coleccionismo no fue obstáculo para el joven abogado.

Si quieres acercarte a esta colección mágica, las puertas de la Casa de Asher Potter están abiertas todos los días de 12:00 a 19:00 horas entre semana y de 10:00 a 19:00 horas los sábados y domingos. El costo es de 100 pesos y el museo se encuentra en la avenida Gabriel Mancera No. 1260, en la colonia del Valle.

@asher_potter

Héctor Tapia Martínez (@toytapia)