Lydia Lavín continúa firme en sus raíces étnicas. Así lo dejó claro en el reciente Mercedes-Benz Fashion Week, donde presentó su colección primavera– verano 2015.

Desde el momento en que ingresamos al salón de desfiles, tres mujeres se hallaban sobre la pasarela: indígenas que tejían sombreros de palma. Ellas posteriormente observaron todo el desfile y caminaron con Lydia en su paseo final. Es destacable que una diseñadora no sólo base sus piezas en algún motivo o grupo indígena, sino que realmente se embeba en su cultura, y que les otorgue el reconocimiento de principio a fin.

Lavín es de quienes se salva en el universo del minimalismo monocromático que invadió los desfiles esta temporada. Ella nos presenta diseños vivos y alegres, trajes en fucsia y naranja con detalles estampados. Las telas se notan ligeras y los cortes permiten el movimiento.

Vimos atuendos para absolutamente toda ocasión: playa, días casuales, eventos de gala. Se notaba la mezcla de texturas: tejidos, bordados, algodón. No faltaron tampoco los accesorios llamativos: collares que en su mayoría recordaban a los pectorales prehispánicos y diademas que daban a todo el conjunto un aire fresco y juvenil. Especialmente sublime el vestido de novia que cerró la pasarela.

Gran éxito para Lydia Lavín. Aquí les dejamos lo mejor de su colección.

Texto: Michelle López / Imágenes: Paulina Bárcena