Foto: /www.flickr.com/fotoup.mx

Foto: /www.flickr.com/fotoup.mx

Por Arturo Manjarrez

El 24 de abril llegué muy temprano al auditorio de la Universidad Panamericana, lugar en el que se llevaría a cabo el XIII Congreso de Comunicación: Historias Dementes. Me esperaba una gran tarea: como parte de DiarioUP, fui asignado como el coordinador de la edición y envío de los boletines de prensa, trabajo difícil que me tenía muy nervioso.

En punto de las 09:00 horas se inauguró el evento, que tenía como tema el storytelling. Luego de un espectacular juego de luces apareció sobre el escenario el profesor Mario Pacheco, quien fungió como presentador e introdujo al director de ComunicaciónUP, el Dr. José Luis Ortiz Garza, quien dio un mensaje de bienvenida.

Media hora después comenzó la primera mesa, que trató del origen de las ideas. Uno de los temas que se debatieron fue la desventaja que tiene el cine mexicano frente a las películas extranjeras. La segunda parte del congreso consistió en otra mesa de debate que tuvo como tema principal la realización; los panelistas demostraron la amplia variedad de posibilidades para transmitir un mensaje y formas para escribir una historia.

Luego de esta segunda mesa hubo un receso para comer y descansar. Todos los presentes nos dimos cita en Anexo, donde ya había tres trompos de pastor. Poco a poco fuimos formando una fila para esperar nuestro turno. Tuve la libertad de ir por los tacos que quisiera, pero fui únicamente una vez. Aproveché mucho este espacio para despejar mi mente y platicar con amigos.

Por último, regresamos al auditorio para presenciar la tercera mesa en la cual los panelistas hablaron sobre resultados. Todos los especialistas presentaron sus últimas campañas y proyectos. Esta mesa fue una de las que más me gustó, ya que cada ponente compartió algunas claves para el éxito y fue en la que más puse atención debido a que estaba mucho más tranquilo porque ya tenía claro lo que tenía que hacer.

Después de cada mesa panel, los integrantes de MediosUP hicimos entrevistas a los ponentes. Luego de la última mesa, entrevisté a Alejandro Fuentes, editor en jefe de Prodigy MSN. Aproveché que él había trabajado en diferentes áreas para preguntarle cómo se había sentido en cada una de ellas y cuál era la que más le agradaba; me respondió que la edición era su favorita porque es a la que más tiempo le dedicó y terminó por encariñarse. Al final me dio una gran enseñanza cuando me dijo que no me quede con lo que aprendo en la universidad, sino que investigue por mi cuenta sobre lo que me gusta hacer: así tendré más conocimiento cuando tenga que conseguir empleo.

El trabajo en equipo fue grandioso. Este evento sirvió para conocer a todas las personas que forman parte de DiarioUP; fue muy grato convivir con mis compañeros de carrera. Recibí mucha ayuda de cada uno, ya que me daban los medios para poder seguir adelante con mi trabajo. Justo ese día se había descompuesto mi computadora, por lo que no pude traerla para trabajar, pero cuando necesitaba corregir y enviar los boletines, ellos me prestaron con mucho gusto la suya. Esto hizo también que poco a poco perdiera el miedo y la incertidumbre que tenía al inicio del evento.

A pesar de que terminé cansado, participar en la cobertura de este congreso fue una gran oportunidad, ya que me dejó un gran aprendizaje para mi carrera. También fue una experiencia que jamás olvidaré, gracias a Marcela, encargada de DiarioUP, quien me ofreció esta labor a pesar del corto tiempo que tengo en la universidad.