Dos semanas y un par de partidos es todo lo que nos separa del Superbowl LI. Las finales de conferencia ya están decididas, y tendrán lugar este fin de semana para definir a los dos contendientes que se enfrentarán el próximo 5 de febrero en Houston.

En los juegos divisionales del sábado pasado, los Halcones de Atlanta hicieron valer su localía frente a los Halcones Marinos de Seattle, mientras los Patriotas de Nueva Inglaterra vencieron a los Texanos de Houston.

El domingo, los dos visitantes, los Empacadores de Green Bay y los Acereros de Pittsburgh vencieron a los Vaqueros de Dallas y a los Jefes de Kansas City, respectivamente.

En el primero de los duelos, Seattle y Atlanta se enfrentaron para ganar un boleto en la Conferencia Nacional.

Los Halcones Marinos metieron presión en el Georgia Dome en el primer cuarto al anotar un touchdown y dejar en blanco a la ofensiva de casa. Sin embargo, esta ventaja no duró mucho. En el segundo cuarto, el mariscal de campo Matt Ryan logró dos touchdowns, lo cual fue decisivo para que los locales fueran al medio tiempo arriba en el marcador (10-19)

El equipo visitante no volvería a tomar la delantera en el partido, que terminó con un marcador de 20-36. Ryan fue nombrado el jugador más valioso del encuentro con 338 yardas por aire y tres touchdowns.

Para el juego de la tarde, entre Nueva Inglaterra y Houston, las distintas casas de apuestas de Las Vegas colocaban a Patriotas como favoritos por 15.5 puntos, pero las expectativas se quedaron cortas.

La primera mitad del encuentro fue pareja; los equipos terminaron el segundo cuarto 13-17 a favor de Nueva Inglaterra. Sin embargo, tan pronto empezar la segunda mitad, la diferencia comenzó a acentuarse.

La ofensiva de los Patriotas capitaneada por Tom Brady anotó otros 17 puntos, mientras que la defensiva dejó en seco a Brock Osweiler, el quarterback del Houston. Los Texanos solo consiguieron un gol de campo en el último cuarto.

En esta ocasión no fue Tom Brady quien se llevó los reflectores, sino el corredor Dion Lewis, quien se convirtió en el primer jugador en postemporada en conseguir una anotación por carrera, otra por recepción y una más por devolución de patada.

La línea defensiva de Green Bay no le dio tregua a Prescott en toda la noche | Imagen: Evan Siegle

Esto dejó la vara alta para los partidos del domingo, y el encuentro entre Empacadores y Vaqueros cumplió con las expectativas. Fue un duelo no apto para cardiacos. Los Empacadores tomaron las riendas del juego desde un principio, pero Dak Prescott y sus Vaqueros no se dieron por vencidos.

En el último cuarto, Prescott dio dos pases para touchdown y una conversión de dos puntos que emparejaría el partido a 28 puntos. Para mala fortuna de los Vaqueros, el pateador de Green Bay es Mason Crosby.

Este pateador le volvería a dar la ventaja a los visitantes, pero rápidamente Dan Bailey empataría para el equipo local. Todo apuntaba hacia el tiempo extra, hasta que Mason Crosby conectó la última patada del partido con 35 segundos restantes, extendiendo así su racha de 5 años sin fallar un gol de camp en postemporada. El encuentro se zanjó con un cerrado 34-31 a favor de Green Bay.

El último partido de la jornada se llevó a cabo entre los Acereros de Pittsburgh y los Jefes de Kansas City. Se trató de un juego con múltiples errores ofensivos de parte de los dos equipos, pero una cortina de acero inoxidable determinó el rumbo del encuentro.

Los Acereros de Mike Tomlin consiguieron la victoria no solo por su defensiva, sino también por la tremenda actuación del pateador Chris Boswell, quien conectó 6 patadas de anotación con lo que estableció un nuevo récord. Además, el corredor Le’Veon Bell tomó el balón para más de 100 yardas recorridas. El encuentro terminó 18-16 con ventaja para los de Pittsburgh.

Green Bay y Atlanta se enfrentarán este domingo por la tarde en el Georgia Dome por el primer boleto para el Superbowl. En tanto que los Acereros visitarán horas más tarde Foxborough, casa de los Patriotas, en busca del pase para el Superbowl, en el que, dado el caso, perseguirían el anillo número siete de la franquicia.

Jorge A. Herrera Navas