Con pie y medio en la Gran Final del fútbol mexicano, las Águilas del América le abrían las puertas del Estadio Azteca a los Rayados de Monterrey. Los regiomontanos, habiendo sido derrotados 3-0 en su cancha, necesitaban  anotar 4 goles para eliminar a los azulcremas.

 El primer tiempo dejó en evidencia la labor de recuperación de balón americanista, que dominaba por completo a la ofensiva rayada. Osmar Mares salvó el primer gol en contra a las Águilas sacando una pelota en la línea

, pero después de esto,  jamás volvieron a encontrarse ante un peligro inminente que alertara la cabaña de Moises Muñoz. A pesar de las débiles aproximaciones a la portería por parte del Monterrey, se fueron al medio tiempo sin goles.

Por otra parte, la incertidumbre americanista en cuanto a su director técnico, Antonio Mohamed –quien a unas cuantas horas del partido dio por entendido en una entrevista informal que no seguirá al mando del equipo para la próxima temporada–,  hacían más fuertes los rumores y dejaba el   puesto en bandeja de plata a quien hizo bicampeón al Club León, el inigualable Gustavo Matosas.

En el segundo tiempo, el América mostró su poder de contraataque en cada salida gracias a la velocidad del Quick Mendoza y la agilidad de Miguel Layún, pero especialmente gracias a las innumerables recuperaciones de balón que generó Jesús Molina, jugador que terminó siendo el mejor del partido. Del otro lado de la cancha, la polémica recaía sobre el caso del “Chupete” Suazo, que pudo haber vivido su último partido vestido con la camiseta de Rayados. Sabiéndolo su afición, no dejó de dedicarle canciones y aplausos; Humberto Suazo ha sido el jugador más importante en la historia de los Rayados de Monterrey, sosteniendo el récord de más goles y asistencias en su carrera.

Terminó el encuentro sin goles en el Coloso de Santa Úrsula, pero sí con una inmensa felicidad en la familia Americanista. El América llega a su tercera final en sólo cuatro torneos. “Ser campeón con América sería como tocar el cielo con las manos”, mencionó Antonio Mohamed para silenciar los rumores de su salida del club de Coapa. En otra de las preguntas planteadas en la conferencia de prensa, “El Turco” dejó claro que el objetivo aún no se cumple: “Nosotros queremos ser campeones y ser el equipo más ganador de México”.

En horarios aún por definir, Águilas y Tigres buscarán coronarse campeones del Apertura 2014, jugando el jueves en el famoso “Volcán” de Nuevo León y cerrando el campeonato el domingo bajo la mirada de 100,000 expectadores en el Estadio Azteca.

Javier Arrieta