Crédito: www.fashionsalade.com

Crédito: www.fashionsalade.com

Fungiendo como embajadora de Always Platinum, el rostro de una de las bellezas más cotizadas de la industria, Alessandra Ambrosio, pisó tierras mexicanas el pasado 5 de septiembre.

Parece ser una temporada agitada para uno de “los ángeles” más conocidos de la famosa firma Victoria’s Secret, puesto que no sólo llevó el honor destinado por dicha línea de usar el Floral fantasy bra (valuado en 1,9 millones de euros, hecho en su totalidad con  piedras preciosas), sino que también es uno de los rostros para el mundial de futbol en Brasil, 2014.

La top model brasileña en cuyo currículo figuran importantes firmas como Ralph Lauren, Dolce&Gabana y Dior, añade a su trayectoria la representación de la nueva colección lanzada por la conocida empresa de higiene femenina. Durante la “visita express” de Ambrosio se hicieron comerciales y asistió al coctel que ofreció Always.

Ambrosio lució un vestido de la diseñadora Alexia Ulibarri, y estuvo acompañada por diversas luminarias, entre quienes destacan la modelo rusa Irina Shayk y el gurú de moda mexicano Óscar Madrazo.

Las expectativas que se venían gestando en las redes sociales debido a la visita de Ambrosio se vieron satisfechas debido a la afabilidad mostrada por la modelo, quien se confesó feliz de estar en México.

“El secreto para ser exitosa es estar siempre preparada, un día puedes tenerlo todo y al otro puedes perderlo”, dijo la modelo para describir su éxito. Su trayectoria lo deja claro: la brasileña ha perseguido el sueño de ser modelo desde los 12 años, edad en la que, asegura, estaba convencida de lo que quería hacer.

No es la primera vez que Alessandra representa a una empresa mexicana, ya había sido contactada previamente por KIO networks, quienes dieron el twist a la seriedad de la informática con la belleza de la modelo. Queda esperar que no sea la última de sus visitas y que el recibimiento mexicano sea un incentivo para su regreso, aunque sea a alegrar el paisaje en alguna de las playas de nuestro país.

Por Coco Del Peral