Jonás Cuarón condenó el discurso de odio hacia los migrantes de los políticos estadounidenses // Imagen: Héctor Tapia

Jonás Cuarón condenó el discurso de odio hacia los migrantes de los políticos estadounidenses // Imagen: Héctor Tapia

El cineasta mexicano Jonás Cuarón presentó ante los medios su película Desierto en una conferencia de prensa que se llevó a cabo el pasado sábado 09 de abril en un prestigioso hotel del Paseo de la Reforma. El director y guionista estuvo acompañado de los protagonistas y el equipo de producción del filme cuyo estreno nacional será el próximo viernes 15 de abril. El panel estuvo integrado por Gael García Bernal, protagonista; Alondra Hidalgo, actriz; Diego Cataño, actor; Alfonso Cuarón, Carlos Cuarón y Alex García, productores; Mateo García, co-guionista; y Miguel Rivera, representante de Cinépolis Distribución.

Desierto cuenta la historia de Moisés, un migrante mexicano interpretado por Gael García Bernal que busca cruzar la frontera con los Estados Unidos con el propósito de reunirse con su familia y tener una mejor calidad de vida. Sin embargo, la misión de Moisés se ve alterada cuando el grupo de indocumentados con el que viaja es atacado por un estadounidense que se divierte cazando inmigrantes. Moises y los sobrevivientes al ataque deberán esconderse de este asesino en un escenario que en sí mismo pone en peligro sus vidas: el extremadamente caluroso y atemorizante desierto.

Momentos antes del inicio formal de la conferencia, Jonás Cuarón presentó un par de videos cortos que consisten en fragmentos de su película acompañados por frases cargadas de violencia hacia los migrantes mexicanos. En el primer video, las palabras que aparecen fueron pronunciadas por el candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump, con las que califica de traficantes y violadores a los mexicanos que cruzan la frontera. En el segundo, el polémico discurso del empresario americano se sustituye por comentarios generados por usuarios de YouTube de EE.UU. como respuesta al trailer de la película, en los que hacen eco a las palabras de Trump con frases como: “ojalá gane el gringo” y “hay que hacer que los mexicanos paguen por las balas”. El director y co-guionista de Desierto condenó la postura violenta tanto de los políticos como de los ciudadanos norteamericanos que incitan a la discriminación y aseguró que “la sociedad está perdiendo el contexto del poder que tienen las palabras…discursos como éstos legitimizan el odio”.

El director del filme buscó conectar con las emociones de los espectadores con secuencias de acción // Imagen: Héctor Tapia

El director del filme buscó conectar con las emociones de los espectadores con secuencias de acción // Imagen: Héctor Tapia

Una vez iniciada la conferencia, Jonás recordó cómo surgió la idea de Desierto y qué factores lo motivaron a convertir su proyecto en una realidad. La idea llegó a la mente del cineasta hace aproximadamente diez años cuando acompañaba a su hermano en un gran número de excursiones por Arizona. En esos viajes, realizados durante una época de tensión generada por la implantación de leyes anti inmigrantes propuestas por el gobernador de dicho estado, escuchó las historias trágicas de indocumentados que habían sufrido la dura experiencia de haber sido deportados. Conoció de cerca la vida de migrantes que  sufren de una política de odio hacia su condición gracias a la cual viven en constante miedo de ser forzados a abandonar a sus seres queridos, e incluso algunos de ellos únicamente conocen a sus familiares por medio de fotografías.

En cuanto a la realización del filme, aseguró que su intención era llegar a un público que usualmente estaría cerrado a hablar del tema y para esto fue necesario adaptar la trama a secuencias llenas de acción y suspenso. Su propósito era “hablar de una manera que no fuera retórica o intelectual, sino una experiencia visceral. Las ideas quedan más claras cuando se expresan en el género de la acción”. Jonás ha sido aficionado del cine de género americano de los setenta desde su juventud, el cual disfraza temas polémicos con una narrativa cargada de emoción y sentimiento, por lo cual consideró que transformar su historia en una persecución haría que ésta conectara con el público en las viseras.

Posteriormente abundó sobre el proceso de casting. Confesó que siempre pensó en Gael García Bernal para darle vida al papel de Moisés debido a su experiencia en el tema migratorio y construyó al personaje con base en el actor mexicano. Durante la producción se escribió un sinnúmero de hojas de contexto sobre la vida de cada personaje, aunque en pantalla únicamente se mencionaron en un par de minutos. Respecto a Sam, el antagonista, precisó que su deseo era transmitir legitimidad. Si bien en un principio le envío una copia del guion al actor estadounidense Jeffrey Dean Morgan, Jonás estaba resignado a buscar a un actor australiano o británico ya que consideró que ningún actor “gringo” aceptaría el papel. Para su sorpresa, Dean Morgan llegó a su primera reunión en una pick up, con los brazos llenos de tatuajes y durante el encuentro habló sobre su afición a practicar tiro al blanco con su rifle; estaba listo para interpretar a Sam. Para finalizar destacó la importancia del tercer protagonista de la historia: el desierto. Aquél que no ve diferencias entre mexicanos y estadounidenses. 

Gael García Bernal conocía de primera mano la vida de los migrantes antes de la realización de Desierto // Imagen: Héctor Tapia

Gael García Bernal conocía de primera mano la vida de los migrantes antes de la realización de Desierto // Imagen: Héctor Tapia

Cuando Gael García Bernal, reconocido actor mexicano de 37 años que comenzó su carrera desde muy temprana edad, tomó la palabra destacó “el dinamismo, la fuerza y capacidad inventiva” de Jonás Cuarón durante la realización del filme. Reveló la fuerte conexión que tuvo con su personaje al leer el guion, a pesar de su lejanía con él. De acuerdo con el actor, visitar albergues de migrantes sirvió como parte importante del proceso de producción aunque fue visto más desde un punto de vista emocional que de investigación. Denunció la situación actual de México, al cual calificó como el país de las malas noticias donde impera la impunidad, la violencia y la corrupción. “Cuando me preguntan si vivo en México y digo que sí me preguntan, ¿todavía?”, comentó afligido. Aseguró que la posibilidad de hacer este tipo de películas es un orgullo y privilegio que solo podría ser contado acertadamente en la pantalla grande por “los de este lado del río”. García Bernal ya había experimentado la vida en las fronteras anteriormente y diferenció ese trabajo de Desierto ya que en esta ocasión se trató de un proyecto creado, no documental. Concluyó su participación al afirmar que con la película se buscó “rendirle honor a todos los migrantes que han hecho este viaje porque la gran mayoría lo han hecho por las razones correctas. Es ridículo que un viaje tan benevolente con tan buenas intenciones como la de mejorar tu entorno y el de tus hijos, y así mejorar tu futuro…tener la oportunidad de ser una persona es considerado un esfuerzo ilegal y criminal”.

El productor Alfonso Cuarón destacó el apoyo de las compañías distribuidoras y los medios al cine mexicano // Imagen: Héctor Tapia

El productor Alfonso Cuarón destacó el apoyo de las compañías distribuidoras y los medios al cine mexicano // Imagen: Héctor Tapia

Alfonso Cuarón, cineasta mexicano y padre de Jonás, trabajó como productor durante la realización de Desierto. Al ser cuestionado sobre la relación que tendría su participación en el filme con el posible éxito del mismo aclaró que “Mi relación (con la película) ha sido muy lejana. Yo he estado como un consejero estratégico de cosas. Si la película tiene piernas es por la misma película, no por la gente alrededor”. Recordó que él ha apoyado un gran número de películas que no han sido aclamadas por la crítica ni por el público mexicano. Comentó que si bien existe mucha credibilidad para cineastas mexicanos alrededor del mundo en la actualidad, ésta dependerá de las películas y no de la buena reputación. En cuanto al contenido de Desierto, mencionó que existen dos grandes puntos de vista al observar el filme: la lectura política y la experiencia fílmica. Muchas compañías distribuidoras que compraron la película lo hicieron por su trama de suspenso y acción que encajaba con la programación, sin notar el contenido político.

Alondra Hidalgo habló del reto que representa por igual cruzar la frontera para hombres y mujeres // Imagen: Héctor Tapia

Alondra Hidalgo habló del reto que representa por igual cruzar la frontera para hombres y mujeres // Imagen: Héctor Tapia

Alondra Hidalgo, actriz mexicana de 27 años con una prolífica carrera en la industria del doblaje, interpreta a Adela, la única mujer que aparece en pantalla. Adela se ve obligada a cruzar la frontera por órdenes de sus padres quienes buscan un mejor futuro para ella. Alondra habló sobre el proceso de construcción de su personaje y la importancia de definir su origen debido a que distintos factores como el narcotráfico y la inseguridad que rodean el estado de la República de su procedencia marcarían la manera de dar vida a Adela.

Si bien su personaje sufre de acoso por parte de un hombre que le fue impuesto como protector por parte de sus padres, Alondra resaltó que el objetivo de la película nunca fue mostrar la violencia de género porque eso podría ser material para otro filme. “Es la otra cara de la moneda; no es una damisela en apuros. Es una mujer que tiene que correr y si no corre se queda atrás”, aseguró. No obstante, Alfonso Cuarón mencionó que “la experiencia de los migrantes cruzando la frontera en nuestro país para las mujeres es justamente una experiencia de violencia sexual”.

Alex García se mostró contento con el resultado final del filme // Imagen: Héctor Tapia

Alex García se mostró contento con el resultado final del filme // Imagen: Héctor Tapia

El productor Alex García profundizo acerca de los retos que implicaron realizar la película en un desierto. “En términos generales hacer cine es un reto natural trabajes donde trabajes, si a eso le sumas trabajar en un desierto obviamente se convierte en un reto adicional”, comentó. Entre las dificultades más significativas durante la producción destacaron la transportación del equipo hasta Baja California, el manejo de los horarios de grabación y la necesidad de cuidarse del sol. Bromeó sobre la idea de convencer a Jonás de filmar en desiertos menos inhóspitos y aseguró que el filme “costó lo que tenía que costar y al final salió una gran película”. Los Cuarón agradecieron el apoyo de Alex García en cuanto a su flexibilidad y apoyo incondicional a lo largo de la realización de Desierto.

Carlos Cuarón, productor del filme, tuvo una breve pero importante aportación durante la rueda de prensa al asegurar que tanto la película como los videos realizados por Jonás, su sobrino, se defienden solos de las críticas y los comentarios violentos. Notó que en la migración está muy presente “el mal entendimiento del ser humano sobre el otro. Al otro se le ve lo negativo, lo que no soy yo. Se le ve como el enemigo”. Retomó la teoría del reflejo que Octavio Paz plasma en su poema “Piedra de sol”, del cual rescata la frase “los otros todos que nosotros somos” como una invitación a ver al otro como alguien positivo y no fomentar el odio.

Carlos Cuarón invitó a dejar de lado el odio por el otro y verlo como un igual // Imagen Héctor Tapia

Carlos Cuarón invitó a dejar de lado el odio por el otro y verlo como un igual // Imagen Héctor Tapia

Cinépolis Distribución será la compañía encargada de distribuir y exhibir Desierto en más de 400 salas de la República; Miguel Rivera, director de programación de la marca, habló sobre el reto y la responsabilidad que esto implica. La relación de Cinépolis con Desierto comenzó en el Festival Internacional de Cine de Toronto 2015 cuando los directivos vieron una gran propuesta cinematográfica en el trabajo de Cuarón. Afirmó que la campaña de promoción del filme implica un reto mayor pero “las cosas se han dado para que el estreno coincida con un momento político complejo”.

Miguel Vera agradeció la confianza de los creadores de Desierto // Imagen: Héctor Tapia

Miguel Vera agradeció la confianza de los creadores de Desierto // Imagen: Héctor Tapia

Cinépolis Distribución comenzó a principios de 2015, sin embargo, la compañía mexicana ya contaba con experiencia al promover títulos como “De panzazo”, “Presunto culpable” y “Jaula de oro”, esta última comparte la migración como tema central. “Desierto es una película que vale la pena no solo como un proyecto de entretenimiento…también por su lugar dentro de la coyuntura interesante y compleja actual…estamos muy contentos y entusiasmados”, concluyó.

Al término de la conferencia, Jonás Cuarón tomó la palabra por una última ocasión para reiterar: “Las palabras son la manera en que definimos el mundo que nos rodea, se vuelven etiqueta a través de las cuales entendemos el mundo”. Después, los actores y realizadores de la película sostuvieron una hoja de papel en la que se leían frases como “traigo droga”, “tengo muchos problemas” y “violador” en respuesta a las palabras del candidato republicano. El director invitó a los mexicanos a seguir con la dinámica en las redes sociales bajo la etiqueta #LasPalabrasSonTanPeligrosasComoLasBalas y se comprometió a hacer llevar todas las fotos, selfies y videos de la gente a los medios estadounidenses.

El elenco y los realizadores de Desiertos posan con palabras violentas en señal de protesta // Imagen: Héctor Tapia

El elenco y los realizadores de Desierto posan con palabras violentas en señal de protesta // Imagen: Héctor Tapia

Héctor Tapia Martínez