Diego Puerta Gamboa, mejor conocido como Dromedarios Mágicos, es un chico de Chihuahua que apareció de la nada hace unos meses. Su nombre está sonando cada vez más fuerte en la escena musical nacional con críticas favorables hacia él y su música por parte de los que lo han conocido o escuchado en vivo.

¿Qué es lo que cautiva tanto a la gente de Dromedarios Mágicos? Esta pregunta me atormentaba desde hace varios días. ¿Por qué la gente habla tan bien de él en las redes sociales y en la radio? Digo, su música es agradable, su sonido folk pop y sus letras simples y honestas son excelentes, pero ¿eso basta para ganarse el corazón del público?

Su turno era después de una excelente presentación de Little Jesus a las 14:15 en el Parque España… no la tenía fácil. Little Jesus es una banda que ya puede ser considerada como consolidada en la escena, que congenia fácilmente con el público mexicano y que, además, acababa de dar una presentación muy buena y concurrida.

Sin embargo, si algo me quedó claro ese día fue que a Dromedarios también se le facilita congeniar con el público y tiene una manera única de cautivar a las personas.

Diego Puerta Gamboa, un chico que se hace llamar Dromedarios Mágicos // Igal Weintraub

Diego Puerta Gamboa, un chico que se hace llamar Dromedarios Mágicos // Igal Weintraub

Desde que hacía su soundcheck había gente gritándole chistes y vitoreándolo entre el público. No sé si se conocían o eran seguidores suyos, sólo sé que todos los que estábamos ahí presentes pasamos 30 minutos muy agradables durante su concierto.

A juzgar por lo que vi durante su presentación, la cualidad de Diego (o Dromedarios) que realmente atrapa a la gente, más allá de su talento (el cual considero que es alto y que tiene un gran potencial), es su personalidad, pues son sus chistes y comentarios entre canciones, su forma de sonreír al público y acciones como pedir que le echen cerveza en la boca mientras toca lo que realmente hace que el público lo aclame.

Sus comentarios entre canciones y su forma de sonreír es lo que realmente cautiva a su público // Igal Weintraub

Sus comentarios entre canciones y su forma de sonreír es lo que realmente cautiva a su público // Igal Weintraub

Creo que la presentación de Dromedarios estuvo a la altura de la presentación de Little Jesus (aunque no tuvo la misma cantidad de gente), haciéndonos pasar a todos un buen rato folk que tuvo como valor añadido las colaboraciones con los Hawaiian Gremlins y AJ Davila, artistas que al igual que Dromedarios, a pesar de llevar poco tiempo en la escena musical mexicana han conseguido una gran cantidad de adeptos.

Los Hawaiian Gremlins colaboraron con Dromedarios sobre el escenario // Igal Weintraub

Los Hawaiian Gremlins colaboraron con Dromedarios sobre el escenario // Igal Weintraub

AJ Davila colaboró con Dromedarios sobre el escenario // Igal Weintraub

AJ Davila colaboró con Dromedarios sobre el escenario // Igal Weintraub

Fotografía // Igal Weintraub

Fotografía: Igal Weintraub

Fotografía // Igal Weintraub

Fotografía: Igal Weintraub

Fotografía // Igal Weintraub

Fotografía: Igal Weintraub

Fotografía // Igal Weintraub

Fotografía: Igal Weintraub

Fotografía // Igal Weintraub

Fotografía: Igal Weintraub

Igal Weintraub (@igalws)