La corrupción asuela México. La reciente captura del ex gobernador priista de Veracruz, Javier Duarte en Guatemala, solo representa el último golpe mediático a una enfermedad endémica que no cesa de carcomer a la política mexicana.

Este sexenio será recordado por la historia como uno en los que se han hecho públicos más casos de corrupción de alto nivel. Once gobernadores, de todos los partidos, ideologías y experiencia política, se encuentran en la mira o incluso enfrentan ya juicios por traicionar el voto de su electorado y decidir llenar sus bolsillos y el de sus familiares con recursos públicos.

Diversos estados engrosaron su deuda de forma exponencial y otros fueron arrasados por el crimen organizado debido a la corrupción. Las ansias de dinero y poder parecieron dominar a estos dirigentes. Algunos, ya están viviendo las consecuencias de sus actos.

Guillermo Padrés es uno de ellos. El gobernador panista de Sonora entre 2009 y 2015 ya se encuentra preso y puede afrontar una pena de hasta 94 años de cárcel por los delitos de lavado de dinero, delincuencia organizada y defraudación fiscal.

Entre sus excesos, se cita el haber construido una presa clandestina de agua en su rancho y mantener nexos con el narcotráfico que operaba en el estado.

De acuerdo a la investigación de la PGR, el mandatario habría obtenido de manera ilícita 312 millones de pesos, entre los que se incluyen 178 millones pertenecientes a las finanzas públicas. Su hijo, Guillermo Padrés Dagnino, también fue detenido y se encuentra preso en la prisión del Altiplano. Su estadía en la cárcel es preventiva, en lo que espera la conclusión de sus respectivos juicios.

Nepotismo, venta de influencias y una violencia rampante fue lo que caracterizó el gobierno de Roberto Borge en Quintana Roo. De acuerdo con investigaciones periodísticas y denuncias judiciales, a través de una maquinaria institucionalizada establecida por funcionarios y familiares de Borge, el ex mandatario priista se encargó de despojar a personas de sus departamentos, terrenos, hoteles y negocios con falsas acusaciones de fraudes, que se materializaron en juicos laborales falsos. Ya con el terreno o negocios despojado, este era vendido a mitad de su precio real o adquirido por alguna persona cercana a Borge.

Esta operatividad criminal habría dado como resultado ganancias multimillonarias, con las cuales, el ex gobernador habría adquirido una serie de inmuebles millonarios en Cancún y otros centros turísticos del estado.

Además, el narcotráfico ganó fuerza durante su gestión y lugares como Cancún o Playa del Carmen son hervideros de drogas y extorsión.

Aunque no se ha girado ninguna orden de aprehensión en contra de su persona, la PGR ha recibido 4 denuncias y las investigaciones están en curso. El paradero del político es desconocido, y se le vio por última vez en Estados Unidos.

César Duarte, ex gobernador de Chihuahua por parte del PRI, es actualmente un prófugo de la ley. El ex dirigente escapó por la ciudad de El Paso, Texas, unas horas después de que una orden de aprehensión fuera dictaminada en su contra. Durante su gobierno, el priista mantuvo una red de nepotismo, donde varios de sus hermanos y familiares tuvieron importantes puestos en los sectores de la educación, el Ejército o de la industria.

Dejó a un estado en bancarrota con un aumento de la deuda de 284 por ciento, lo que equivale a un endeudamiento de 55 mil millones de pesos. Se le acusa también de haberse enriquecido de manera ilícita con 80 millones de pesos.

Tomás Yarrington, ex gobernador priista de Tamaulipas de 1994 a 2004, fue capturado la semana pasada en la ciudad de Florencia, Italia. Acusado de asesinato, nexos con el narcotráfico, lavado de dinero, extorsión y relaciones con varios líderes de los Zetas, el ex dirigente tenía varias órdenes de aprehensión, dictaminadas por jueces mexicanos y estadunidenses. Después de 5 años de fuga y una vida holgada en Italia, Yarrington espera su extradición a Estados Unidos, donde será juzgado, en primeras instancias, en el estado de Texas.

Otros ex gobernadores bajo investigación, procesados o detenidos son Ángel Aguirre (PRD, Guerrero), Fausto Vallejo (PRI, Michoacán), Jorge Herrera Caldera (PRI, Durango), Miguel Alonso Reyes (PRI, Zacatecas), Rodrigo Medina (PRI, Nuevo León), Egidio Torre Cantú (PRI, Tamaulipas) y Rubén Moreira (PRI, Coahuila).

Santiago Díaz-Dopazo