El cielo gris del domingo al mediodía lo advertía: el segundo día del Nrmal 2017 tendría como invitado no grato a la lluvia. El pronóstico del clima con su 80 por ciento de probabilidad de tormenta eléctrica confirmaba la amenaza.

Este panorama modificó el atuendo de más de un asistente al festival: las bermudas y los vestidos que abundaban el día anterior cedieron su sitio a las chamarras y los impermeables. Eso sí, las sonrisas y las ganas de disfrutar el día permanecieron intactas.

Así comenzaron a llegar desde las 12:00 horas los invitados al cierre de la octava edición del Nrmal. Por el acceso principal cruzaban personas de distintas edades y nacionalidades.

Oceanss | Imagen: Héctor Tapia

En el Deportivo Lomas Altas se podía observar a un joven con disfraz de dinosaurio caminando junto a un bulldog francés, y, a unos pasos de éstos, a un bebé no mayor a 2 años de edad vestido de zorrillo. Esta insólita tercia saltaría a la vista en otro contexto, pero no en este festival.

La banda Oceanss trajo la música de vuelta al escenario Reverberation. Su bajista dejó claro que no necesitas tener cabello en ambas partes de la cabeza para agitarlo al ritmo del rock.

Aunque tal vez su cabellera pasó inadvertida para quienes veían boquiabiertos cómo el guitarrista del conjunto mexiquense oscilaba su instrumento por los aires como si estuviera intentando aplastar a un mosquito.

Y como el Nrmal está pensado para que el sonido nunca esté ausente, inmediatamente después de los últimos acordes de Oceanss comenzó el set de I.D.A.L.G.

La química entre los miembros de la banda quebequense saltaba a la vista. Cada sonrisa que se lanzaban unos a otros servía como prueba de que, más que compañeros de profesión, en el escenario azul estaba tocando un grupo de amigos.

I.D.A.L.G. | Imagen: Héctor Tapia

I.D.A.L.G. | Imagen: Héctor Tapia

Con el paso de las horas, el cielo se pintó de un gris más oscuro y las nubes taparon casi por completo al sol capitalino; parecía que no querían perderse del turno al micrófono de Camila Moreno.

Quienes esperaban un espectáculo tranquilo, armonizado por canciones lentas y melancólicas, fueron desmentidos desde el primer instante en que la cantautora chilena se apoderó del Nrmal.

El ritmo aumentaba canción tras canción, y Moreno, que portaba unos lentes obscuros octagonales color ámbar, demostró su habilidad en múltiples instrumentos como la guitarra y el pandero.

Camila Moreno | Imagen: Héctor Tapia

Hasta este punto de la tarde, el público había burlado la lluvia. Los impermeables aún esperaban en las mochilas. Sin embargo, a las 17:30 horas las primeras gotas cayeron sobre el campo que habitualmente ocupa el Estado Mayor Presidencial.

A la multitud que aún disfrutaba de la entrega de Camila Moreno parecía no molestarle el aguacero inminente: solo existían ellos y las canciones.

Y, como si los dioses de la música –tal como lo explicó un espectador con bigote alargado– hubiesen decidido premiar a los que soportaban mojarse, la lluvia se detuvo, venciendo todos los pronósticos.

Con la amenaza climatológica superada, los demás actos se desarrollaron en un ambiente de risas, baile, canto y comodidad. Para comprobarlo bastaba con mirar a quienes hacían todo lo anterior mientras descansaban tirados en el pasto.

Las personas que a lo largo del fin de semana vitorearon a los artistas encima de los escenarios también tuvieron la oportunidad de retratarse con ellos, ya que al terminar sus presentaciones se paseaban por el festival como un asistente más.

Oscar Key Sung | Imagen: Héctor Tapia

El DJ australiano Oscar Key Sung puede dar fe de lo anterior, ya que no dejó pasar la oportunidad de recibir consejos sobre su estancia en México de la voz de unos seguidores que se acercaron a pedirle una selfie, mientras compraba unos discos de vinilo en el puesto de mercancía de La Roma Records.

Nadie se quiso perder el cierre de la noche del cual fueron responsables la experiencia de Tortoise y la psicodelia de Psychic TV.

Esta última agrupación no continuó con su set hasta que el público –compuesto por artistas y fanáticos– cumpliera con un encargo que el vocalista británico lanzó:

“Deténganse un segundo y volteen a su lado. Miren bien a la persona que tienen junto y dedícale una sonrisa. Todos somos hermanos aquí”, aseguró al tiempo que parpadeaba la linterna que portaba en su cabeza.

Y así fue como la noche se llenó de sonrisas e incluso de abrazos entre quienes tan solo instantes atrás eran completos desconocidos.

Cuando el reloj marcó las 23:00 horas llegó lo inevitable: la octava edición del festival pasaría a ocupar un sitio en la memoria de las miles de personas que vivieron un fin de semana en el que lo inusual se convirtió en lo –nunca mejor dicho– normal.

Psychic TV | Imagen: Héctor Tapia

Solo una hora separaba al domingo del lunes. Al día siguiente los disfraces de dinosaurios y zorrillos regresarían a los closets y volvería la rutina cotidiana de las personas y mascotas, fuera esta la escuela, el trabajo o los paseos por el parque.

A continuación te compartimos algunas imágenes de un segundo día del Nrmal 2017 que quedará marcado en la mente de los asistentes. 

Imagen: Héctor Tapia

Ava Rocha | Imagen: Héctor Tapia

Imagen: Héctor Tapia

Imagen: Héctor Tapia

Imagen: Héctor Tapia

Imagen: Héctor Tapia

Camila Moreno | Imagen: Héctor Tapia

Tortoise | Imagen: Héctor Tapia

Tortoise | Imagen: Héctor Tapia

Psychic TV | Imagen: Héctor Tapia

Psychic TV | Imagen: Héctor Tapia

Psychic TV | Imagen: Héctor Tapia

Héctor Tapia Martínez