Klic vs. Netflix: La batalla de los servicios streaming.

Klic vs. Netflix: La batalla de los servicios streaming.

El pasado mayo, Cinepólis —la más grande exhibidora de películas en México— dio a conocer el lanzamiento oficial de Klic, un servicio en línea para ver películas en streaming, el cual utiliza un sistema de suscripción mensual o renta individual de las cintas.

Al ser un servicio exclusivo para clientes mexicanos, Klic se ha convertido en una nueva opción para ver películas por Internet, compitiendo con otros servicios streaming como Claro video (Perteneciente a Carlos Slim y limitado únicamente a usuarios de Infinitum), Vudu (de Wallmart) y Netflix (su más grande competidor por ser el más popular).

Es claro que Klic deberá enfrentar diversos retos para posicionarse como el servicio streming más popular del país; sin embargo, es importante recalcar que éste cuenta con características únicas que lo hacen sobresalir por encima del resto de sus contrincantes (especialmente de Netflix).

En primer lugar, el precio de suscripción mensual de Klic es más barato, pues cuesta  $89 pesos; Netflix, por su lado, ofrece su catálogo por $99 pesos.

Cabe mencionar que los usuarios de Klic tienen la capacidad de rentar las películas de manera individual con un costo de $25 pesos y tienen un mes para ver la película. Una vez que ésta haya sido reproducida, cuentan con 48 horas para verla cuantas veces quiera. Esta segunda opción de consumo no está disponible en Netflix, ya que las personas deben de contratar todo el servicio para poder ver el catálogo (incluso cuando sólo se quiera ver una película).

En segundo lugar, Klic ofrece beneficios especiales a los acreedores de la Tarjeta Club Cinépolis, pueden contratar la suscripción mensual por un precio especial de $79 pesos; por otro lado, se les regala una entrada al cine cada mes, a partir del segundo mes de suscripción y la tarjeta también puede ser precargada con dinero, el cual sirve tanto en las salas de cine de Cinépolis como en el portal de Klic.

Netflix es el competidor más fuerte de Klic. /Crédito: netflix.com

Netflix es el competidor más fuerte de Klic. /Crédito: netflix.com

En tercer lugar, Klic organiza su catálogo de una manera más variada, esto se debe a que divide los filmes en diferentes categorías, entre las que se encuentran: las más conocidas (género, las más nuevas y estrenos), por nombre de actor o director y por ganadoras de premios y festivales internacionales (Los premios de la Academia, el Festival Internacional de Cine de Morelia, el Festival de Cannes, el Festival Sundance, los Globos de Oro, etc.)

En cuarto lugar, el servicio de Cinépolis cuenta con un portal en línea que muestra las noticias más recientes del mundo del cine; además de que presenta datos curiosos sobre las cintas que se encuentran en su catálogo.

Como se acaba de ver, Klic cuenta con varios puntos que lo hacen ser superior. Desgraciadamente, también tiene varios defectos que son importantes recalcar y que hacen que el usuario consideré dos veces la posibilidad de suscribirse.

A diferencia de Netflix, Klic sólo presenta un catálogo de películas, por lo que no es una buena opción si también se busca ver series de televisión.

Klic no puede ser reproducido en consolas de videojuego, ni cuenta con una aplicación especial para poder ser vista en la pantalla de la televisión. Si el cliente quiere reproducir el filme en su televisión, es necesario que éste encuentre la manera de conectarla con su computadora portátil, haciendo que pierda muchos puntos, pues es una de las cualidades que ha convertido a Netflix en la favorita de la audiencia.

Finalmente, el servicio de Cinépolis no presenta una selección de cintas especiales seleccionadas con base a las preferencias del usuario, siendo ésta una de las características más notables de su competidor.

Actualmente, Cinépolis se encuentra en negociaciones que buscan que Klic sea capaz de ofrecer la venta de películas online. Mientras tanto, no queda más que probar cuál de los dos servicios —ya sea Klic o Netflix— es el más recomendable para satisfacer las necesidades de cada persona. Lo bueno de ambas, es que pueden ser probadas por treinta días de manera totalmente gratis.

Por: Andrea Saint Martin Parada