La Champions League es magia. Para el aficionado apasionado al deporte más visto del mundo, este torneo significa una antología de momentos poéticos que han llenado el álbum histórico del balompié. Los octavos de final del presente torneo no han sido la excepción, con goles épicos y momentos llenos de intensidad.

La ciudad de Manchester fue el escenario que presenció el mejor partido de lo que va del torneo, un proverbial 5-3. El Manchester City, liderado por Pep Guardiola y el Mónaco, puntero en la liga francesa, se dieron cita el miércoles 22 de febrero para conceder 90 minutos de emoción ininterrumpida. La tónica del juego fue un ida y vuelta donde los despliegues tácticos defensivos parecían inexistentes y, en cambio, el ataque y las ganas de trascender dentro del campo crearon un espectáculo que mantuvo a los aficionados al vilo de su asiento.

Las porterías del City of Manchester recibieron un total de 8 goles durante la noche | Imagen: Sitio oficial AS Monaco

Este planteamiento ofensivo provocó una algarabía de pases largos, jugadas por banda, acercamientos peligrosos, golazos antológicos y cuantiosos errores en el medio campo. El Mónaco, con una mentalidad osada,  buscó la portería rival desde el primer minuto. La experiencia del “Tigre” Falcao, aunada a la juventud del canterano monegasco Kylian Mbappé, configuró una sociedad efectiva que aportó los tres goles de su equipo, dos del cafetalero.

El gran acierto del Mónaco, pero también su suicidio fue su idea futbolística de luchar siempre de manera encarnizada y nunca contentarse con su ventaja; sacrificando la formación compacta del equipo, lo que creo espacios peligrosos. Siempre buscaron el gol, algo poco visto y admirable dentro del futbol moderno.

El Manchester City, con una actuación irregular en la liga doméstica, salió al campo a buscar una necesaria victoria, anímica y de autoridad. Los de Pep Guardiola fueron fieles al guion de su rival y no descansaron en su búsqueda por la victoria. En medio del mar de confusión táctica, el City supo brindar un poco más de orden a su planteamiento para apostar en mayor medida por el cerebro y no tanto por el corazón.

La condición de localía y el juego altanero de sus delanteros fueron claves para la remontada del equipo inglés. Al verse superados durante gran parte del encuentro, lejos de rendirse, el Manchester City mantuvo la cabeza en alto y aprovecho los desperfectos del Mónaco, que, embriagados por su ventaja, que llego a ser de 3 goles, comenzaron a caer en errores y relajar un poco la presión.

Los cinco goles del combinado británico fueron firmados por un doblete de Sergio Agüero y anotaciones de Raheen Sterling, John Stones y Leroy Sané. El resultado es abultado, pero el Mónaco, con sus tres anotaciones, sigue respirando. Se espera un duro partido de vuelta en el principado.

La magia voló después por la noche de Europa para llegar finalmente a Leverkusen, en Alemania. El Bayer Leverkusen, con el “Chicharito”, se enfrentaba al Atlético de Madrid, un ya consolidado rival de peso dentro de las competiciones internacionales.

El equipo teutón tendrá que remontar el marcador en su visita a Madrid | Imagen: Sitio oficial Bayer 04

El juego, cargado igualmente de goles, terminó con victoria para los españoles con un 4 a 2. Los alemanes, sin muchas ideas y cuantiosos errores, no supieron reaccionar ante los embates hispanos y con el pasar de los minutos, su crisis se agudizó. “Chicharito” fue desarmado por la defensa colchonera, y se volvió un simple espectador lleno de impotencia.

Los goles del Atlético, excluyendo la belleza marcada por el mediocampista Saúl Níguez, demostraron que su delantera se encuentra centrada en el juego y que esa posición es efectiva. Kevin Gameiro, Antoine Griezmann y Fernando Torres rubricaron bonitas anotaciones, confirmándose como unos arietes destacables dentro del área rival. Los teutones, fueron dominados  por el clan del Cholo Simeone y, salvo que ocurra un  milagro, firmarán su capitulación el próximo partido en la ciudad de Madrid.

Los otros juego se la semana terminaron con la victoria de 2-1 por parte del Sevilla sobre el Leicester y 2-0 a favor de la Juve en contra del Porto.

Los partidos de vuelta se jugarán martes 14 y miércoles 15 de marzo.

Santiago Díaz-Dopazo