Antes de su distribución en México La Sal de la Tierra, documental sobre el fotógrafo brasileño Sebastião Salgado, fue presentado en conferencia de prensa y proyectado en una función especial el martes 14 de abril en el Auditorio Nacional.

La película, que será codistribuida a partir del 30 de abril por Cinépolis y :ND Mantarraya, fue codirigida por el alemán Wim Wenders y Juliano Ribeiro Salgado, hijo de Sebastião y quien estuvo en México en el encuentro con los medios de comunicación; lo acompañaron Jaime Romandía (director de :ND Mantarraya), Francisco Serrano (director de Desarrollo Corporativo del Auditorio Nacional) y Miguel Rivera (director de programación de Cinépolis).

De izquierda a derecha: Miguel Rivera, Francisco Serrano, Juliano Salgado y

De izquierda a derecha: Miguel Rivera, Francisco Serrano, Juliano Salgado y Jaime Romandía.

La Sal de la Tierra ofrece en 110 minutos una mirada cercana a la vida y al trabajo de Salgado, quien durante más de 40 años ha retratado a la humanidad en los los más grandes eventos de las últimas décadas.

Juliano aseguró que minutos antes de que comenzara la conferencia su padre le expresó lo especial que es que la película se presente en nuestro país, “ya que tiene una conexión muy fuerte con México”. También explicó que eligieron ese título para el documenta para decir que es la gente la que le da sabor a la Tierra, la gente de la que Sebastião se hace parte cuando fotografía.

El director narró la experiencia de trabajar con Wim Wenders en un proyecto que habla de su padre y en el que se expresan tres puntos de vista: el del fotógrafo mismo y sus experiencias, el de Wenders como su amigo y el de Ribeiro como su hijo. “Crecer con Sebastião ha sido una experiencia particular ya que viajaba mucho pero siempre volvía a casa con muchas historias y experiencias que contar… el primer movimiento para hacer este filme es compartir aprendizajes con una audiencia más grande”, dijo. Al conocer el proyecto, Wim también sintió la necesidad de compartir esas historias.

De acuerdo con el codirector, al principio fue complicado trabajar con Wenders: “Es muy difícil trabajar con otro director… los directores son ego sobre patas, dos egos en la misma sala de edición es imposible“. Al final, cuenta, lograron un filme mejor que el que cada uno había editado por su cuenta.

La belleza de las imágenes de Salgado exigió en el documental una estética que sintonizara, que permitiera que la narración fuera cercana, natural. Wenders tuvo una idea: filmar a Sebastião en un estudio, aislado del equipo de producción por cortinas negras y sentado frente a un espejo en el que podía ver sus fotografías. Así el fotógrafo revivió su pasado y “sus fotografías empezaron a tener movimiento”.

“Conjuntar esta forma de filmar que inventó Wim y la cualidad de las fotografías es una experiencia de subjetividad, entras en los pasos de Sebastião… es una experiencia empática muy fuerte”, agregó Ribeiro.

La Sal de la Tierra, destaca, buscó siempre contar la trayectoria de Sebastião, un joven fotógrafo que aprende a viajar y a confrontarse con extraños, un joven cuya cámara es la mediación entre él y la gente y una forma de denunciar, pero que en el camino se convierte en un hombre que de tanto ver el mundo duro se quiebra y tiene que reinventarse: el documental es también una historia de esperanza.

La Sal de la Tierra fue nominada en los premios Óscar como Mejor película extranjera y ganó el premio especial del jurado de Cannes. De acuerdo con Jaime Romandía serán distribuidas en cinco ciudades 22 copias del documental.

Para Miguel Rivera el documental ofrece una mirada sensible y profunda sobre lo que sucede hoy en el mundo y que Sebastião ha podido cubrir a lo largo de su vida. “Esta película merecía un tratamiento distinto a lo que se maneja tradicionalmente”, completó, por eso surgió la alianza de Cinépolis, :ND Mantarraya y Auditorio Nacional.

Finalmente, Francisco Serrano destacó que Cinépolis y el Auditorio Nacional tienen una alianza estratégica desde 2012, gracias a la cual se transmitió un concierto de Plácido Domingo en nueve pantallas de ocho ciudades y se proyectó Metrópoli con la partitura original por la Orquesta Filarmónica de la ciudad de México, entre otros proyectos.

Como parte de esta alianza se presenta en la galería del Auditorio Nacional una exposición con fotografías de Sebastião Salgado e imágenes que documentan el proceso de grabación de La Sal de La Tierra. La exposición estará abierta al público con libre acceso hasta el 14 de junio.

Nota: esta película se exhibió en la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Morelia.

La Sal de la Tierra

Ribeiro Salgado recorrió la galería fotográfica luego de la conferencia de prensa

Para obtener más información entra a www.cinepolis.com y mantarraya.com.

Marcela Méndez