La Juventus de Turín amargó ayer el regreso del Mónaco a las semifinales de la UEFA Champions League. El equipo del Principado, que jugó como local, no se presentaba en esta instancia del torneo desde 2004, cuando se enfrentó al Chelsea de Claudio Ranieri y que, posteriormente, vencería por un global de 5-3 para acceder a la final.

Los locales, a pesar de las lesiones de sus figuras galas días antes –Djibril Sidibé y Tiémoué Bakayoko-, presentaron su característico 4-4-2, con Danijel Subasic en la portería; Nabil Dirar, el capitán polaco Glik, Jemerson y Djibril Sidibé en la zaga; por el medio campo se plantaron los contenciones, Fabinho y Bakayoko, y más adelante, por las bandas, Bernardo Silva y Lemar; la delantera conformada por Radamel Falcao y el francés sensación, Kylian Mbappé Lottin.

Los italianos tampoco pudieron alinear a su 11 ideal por la ausencia del alemán Sami Khedira quien, tras recibir una tarjeta amarilla en el último partido contra el Barcelona, tuvo que cumplir su suspensión de un partido.

El técnico Massimiliano Allegri colocó en el campo a Gianluigui Buffon bajo los tres palos; una línea de tres con Barzagli, Leonardo Bonucci y Giorgio Chiellini; el mediocampo con Claudio Marchisio y Miralem Pjanic como mediocentros defensivos para apoyar a las bandas de Dani Alves y Alex Sandro; más adelante, el argentino Paulo Dybala y Mario Mandzukic acompañando a Gonzalo Higuaín como único rematador.

El juego arrancó a la 13:45 horas de la Ciudad de México, tras el pitazo inicial del árbitro español Mateu Lahoz. El equipo de Leonardo Jardim comenzó con intensa presión sobre el área rival. Los primeros minutos fueron del equipo del princiopado con un tiro de esquina al minuto 7; momentos más tarde, el chico de 18 años, Mbappé, remató con la testa dentro del área, pero Buffon, bien colocado, salvó el arco bianconeri; al ‘15, Darir desbordó por la banda derecha para, después, mandar un centro razo que llegaría a los pies de Mbappé, pero una vez más, el arquero italiano le negó abrir el marcador.

Los jugadores de la Juventus celebraron su victoria. |Fotografía: Facebook oficial|

La Juventus sufría y los nervios crecieron con la amarilla, al minuto 20, que recibió el central Leonardo Bonucci. El equipo no encontraba salida. Fue casi hasta la media hora de juego cuando las aguas se calmaron con la anotación de Higuaín. Marchisio mandó un globo a Dybala para que este le entregara de tacón al brasileño Dani Alves y este, a su vez, creara una pared con el delantero, quien finiquitó la jugada poniendo el balón junto al palo del lado izquierdo.

El tanto impactó al Mónaco de tal manera que el poderío ofensivo y el orden se perdieron el resto del primer tiempo. Tal fue la desconcentración, que el equipo cedió por completo la posesión al rival, permitiéndole tener aproximadamente el 65 por ciento del dominio del balón en los 45 minutos iniciales. La insistencia que había mostrado por las bandas pasó a los pies de Mandzukic y Dybala, quienes bailaron con toda la defensa del conjunto rojiblanco.

Volviendo del descanso del medio tiempo, el juego no logró cambiar de roles. Falcao intentó empatar las cosas recién iniciada la segunda mitad, pero no hubo éxito. En cambio, la Juve no dejó de intentar y al ’58 sentenció el partido. El mediocampista Bakayoko, quien utilizó una máscara especial para su lesión en la nariz, recibió presión de nuevo por parte de Dybala y Dani Alves; la jugada terminó en un centro largo del brasileño de nuevo para Higuaín, quien cerró la pinza por el lado izquierdo para vencer una vez más al portero local.

El Mónaco estaba desahuciado; los cambios de Joao Moutinho, el número 10, Valère Germain y el defensa Almamy Touré no resultaron para el técnico. Solo hasta unos minutos antes de terminar la primera vuelta de las semifinales, pudo presentarse otra jugada de gol.

El defensa Kamil Glik intentó acortar distancias con un cabezazo cercano al travesaño de Buffon, pero el campeón del mundo en Alemania 2006 despejó a tiro de esquina de manera casi milagrosa.

El árbitro Lahoz agregó tres minutos al final, pero de nada fueron útiles para los esfuerzos del equipo local de acortar el marcador adverso. Los turineses lograron mantener su portería imbatida durante la fase de eliminación directa y recibirán a los monegascos el próximo 9 de mayo en el Juventus Stadium: podrán observarlo por la señal de Fox Sports desde la 13:30 horas.

Jorge Herrera