La Champions League ha regresado. En ella, la elite del balompié europeo compite con valentía e ilusión para lograr conquista la añorada Orejona. Existe un punto dentro de esta competición donde lo bueno puede convertirse en increíble y lo heroico, en épico. Se trata de los cuartos de final, donde ocho de los mejores combinados del mundo, después de un camino tortuoso, se aceran de manera inexorable a la final.

El miércoles 12 de abril dan inicio los partidos de cuartos de final de la Copa de Europa. Cuatro encuentros de ida y vuelta que merecen la atención de la afición del futbol. Se trata de los momentos cumbre del campeonato, en donde han sido eliminados los equipos de menores condiciones, y todo se reduce a una batalla de titanes. Real Madrid, Atlético de Madrid, Barcelona, Leicester City, Mónaco, Juventus, Borussia Dortmund y Bayer Múnich.

Hay dos duelos que merecen una especial atención. El primero de ellos es el del Atlético de Madrid contra el actual campeón de Inglaterra, el Leicester City.

Atlético de Madrid |Fotografía: Facebook Oficial|

El equipo británico ha tenido una historia interesante en la presente temporada. Al contrario de su inesperada y romántica victoria dentro del campeonato doméstico pasado, su participación en la actual edición ha sido errática, con tumbos en la mayoría de sus compromisos y con coqueteos sucesivos al espectro del descenso. Los pésimos resultados tuvieron que encontrar a un chivo expiatorio, y el entrenador italiano Claudio Ranieri, máxime figura del campeonato anterior, fue despedido.

Craig Shakespeare, parte del cuerpo técnico de Ranieri, tomó las riendas del equipo. Sus números han sido impactantes y la mejoría es una realidad. 100 por ciento de efectividad es lo que ha logrado el equipo de Shakespeare, con 5 victorias al hilo, incluyendo una en contra del Sevilla, en los octavos de final de la Champions League. El conjunto se ve de nuevo alegre, dinámico y funcional. La defensa sólida, el medio campo inteligente y la delantera efectiva. Jaime Vardy, el gran ariete del equipo, ha regresado a la senda de los goles. En sus últimos 5 partidos de liga, lleva 6 anotaciones y una asistencia.

Por el otro lado, tenemos al Atlético de Madrid en una situación parecida. Con una competición doméstica lejos de lo esperada, el cuadro colchonero tiene como único objetivo mantenerse en el tercer lugar de la competición para clasificarse de manera directa a la Chgampions League de la próxima temporada. El título de liga es un mero espejismo debido a un funcionamiento desigual que ha sacrificado muchos puntos. Actualmente, se encuentran en la tercera posición con 69 puntos; su máximo perseguidor, el Sevilla, de Jorge Sampaoli, tiene 58 unidades.

Leicester City |Fotografía: Facebook Oficial|

Los del Cholo Simeone, a pesar de ver el campeonato de liga como un sueño, buscan a toda costa alcanzar la gran final de la competición europea. Después de llegar a la última etapa dos veces en los últimos cinco años y perder ambas, en contra del eterno rival, el Real Madrid, la Champions se ha vuelto un asunto de honor y revancha.

Sus últimos cinco partidos han sido importantes victorias dentro de la liga. Su nutrida delantera, liderada por el francés Antoine Griezmann, quien lleva 14 goles en la temporada, y el francés Kevin Gameiro, con 10 tantos, puede ser la llave con la que el equipo derrote al Leicester City.

El otro imperdible es el duelo de máxima rivalidad entre Real Madrid y el Bayern Munich. Un partido con gran historia y que ahora se perfila como un duelo personal entre los mandamases de los equipos, Zinedine Zidane y Carlo Ancelotti.

Solo hace dos temporadas, estas dos grandes figuras del futbol se encontraban sentadas juntas en el banquillo del mismo equipo. Bajo el mandato de Ancelotti, el Real Madrid logró cosechar grandes trofeos, incluyendo una Copa del Rey, una Súper Copa de Europa, un Mundial de Clubes y una Champions League. Mucho de este éxito fue gracias a la pericia y entendimiento del deporte de su segundo entrenador, Zidane. Ahora, maestro y discípulo, se enfrentan en una batalla donde los dos estrategas se conocen de manera perfecta.

Zidane ha demostrado tener las credenciales necesarias para entrenar al Real Madrid. Con un juego violento dedicado al ataque y al control en el medio campo, buscará hacer daño desde los primeros minutos. Enfrente tendrá a un equipo alemán mucho más organizado, gustoso de tener la posesión y repleto de individualidades como Robert Lewandowski, Arjen Robben o Thiago Alcántara.

El Madrid, por su parte, buscará que sus bandas sean caminos seguros para lanzar centros peligrosos a través de los botines de Dani Carvajal o Marcelo. La “BBC”, Bale, Benzema y Cristiano, deberán afinar su puntería, ya que cualquier error a la hora de definir puede ser la tumba de su equipo.

Santiago de Jesús Díaz-Dopazo