Tenemos un récord. El número de migrantes en el Mediterráneo no para de crecer y los países que sufren esta crisis ya no saben qué hacer. Dimitris Avramopoulus, comisario de Inmigración de la Unión Europea, afirmó que ésta es “la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial”.

Imagen: www.anticapitalistes.net

Imagen: www.anticapitalistes.net

Y con razón. En lo que va del año alrededor de 250.000 inmigrantes han logrado cruzar el mar Mediterráneo para llegar principalmente a las costas de Italia, Grecia y España según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Simplemente el Ministerio de Interiores italiano ha registrado en su país, en los primeros siete meses de 2015, la llegada de 93 mil 540 personas; cifra que se diferencia enormemente con la del año pasado, cuando fueron 89 mil 915 llegadas en total.

Aunque muchos provienen de los países del norte de África –pues los inmigrantes de Asia cruzan más bien Turquía y Grecia para llegar a Europa–, Eritrea, que se encuentra en el Mar Rojo, es el principal país de origen, con 25 mil 567 inmigrantes que llegan principalmente a Italia. Según Marco Bertoni, funcionario de Protección Civil de la ONU, las personas huyen de sus países pues éstos están en guerra o en situación de miseria generalizada.

Los países europeos no se han quedado con los brazos cruzados. A diario se producen rescates de mil migrantes y según euronews.com únicamente en lo que va de este fin de semana han sido rescatados 700 refugiados. Sin embargo las guardias costeras no siempre llegan a tiempo. El portavoz de OIM, Joel Millman, aseguró que “las muertes en el mar también están en niveles récord este año”.

El 5 de agosto un barco pesquero que llevaba a más de 200 migrantes a bordo se hundió dejando a un indeterminado número de personas ahogadas. Seis días después alrededor de medio centenar de personas también se ahogaron. La última cifra dada por la OIM era de 2.030 inmigrantes muertos, la cual ha incrementado en los últimos días pues este sábado murieron 40 migrantes a pocas millas de las costas libias.

A pesar de los peligros que corren los migrantes siguen cruzando el Mar Mediterráneo para buscar una mejor vida. Es por eso que el director general de la OIM, William Lacy Swing, afirmó que “la situación es profundamente preocupante”. Desde finales de 2014 la Unión Europea ha tratado de interceder con la Operación Tritón, la cual “apoya la labor de los Estados miembros en el control eficaz de las fronteras en la región del Mediterráneo y, al mismo tiempo, proporciona asistencia a las personas o los buques en peligro durante estas operaciones” (rtve.com).

Con información de: Aristegui Noticias, Euronews.com, El País y Rtve.com

Maite Mainero