El thriller mexicano “Mientras el lobo no está” tuvo un preestreno el jueves pasado en las instalaciones de la Universidad Panamericana, campus México. El largometraje, dirigido por Joseph Hemsani, cuenta la historia de cuatro amigos que buscan escapar de un internado ubicado en medio del bosque y que oculta un oscuro pasado.

El evento fue organizado por CineUP en conjunto con los creadores de la película y contó con la presencia de más de 40 personas, quienes pudieron disfrutar de la película en el Aula Magna antes de su estreno en cine.

Durante los 123 minutos del filme, este logró mantener la atención de la audiencia, debido al ritmo que maneja y a la variedad de situaciones que te conducen de la carcajada a la tensión.

Los avatares de los cuatro protagonistas, Alex, Ricky, Jorge y Pato, muestran el choque entre el mundo infantil y el adulto, al tiempo que resaltan el valor del amor y la amistad.

Al finalizar la proyección, hubo un espacio para que el público hiciera preguntas a los miembros de la producción presentes, entre los que estaban su director y guionista, Joseph Hemnasi, el protagonista Luis de la Rosa y la actriz de reparto Carla Adell.

Los asistentes, la mayoría alumnos de Comunicación, cuestionaron a los invitados sobre la inspiración para crear una historia, el proceso de realización, y las ambiciones y retos que afrontaron para lograr el proyecto.

El director Hemnasi enfatizó que hacer películas en México es más sencillo de lo que se cree: “Hacer cine en otros países no es más fácil. Yo siento que México es uno de los países más fáciles en donde hacer cine porque tenemos el estímulo fiscal”.

Por su parte, De la Rosa habló sobre las etiquetas con las que se juzgan muchos trabajos, en particular los del séptimo arte mexicano: “Yo siento que el cine se debe de valorar por su calidad, no por de donde viene (…) yo lo vi como un trabajo, no lo vi como ¡hay que esforzarme más porque es cine mexicano! sino simplemente porque es una película de calidad”.

Realizar la cinta fue un esfuerzo que tomó 6 años. Lo más tardado, según comentó Hemnasi, fue conocer a las personas adecuadas para poder entrar a la industria. La grabación y postproducción se hizo en 2 años aproximadamente.

Para cerrar la velada, Hemnasi hizo un llamado a ver la película, que ya está en cartelera, y recomendarla solo si realmente gustó.

Sebastián Escárcega Barrios