Imagen: www.adnpolitico.com

Imagen: www.adnpolitico.com

Desde un principio los jornaleros del Valle de San Quintín en Baja California advirtieron que no detendrían el paro de actividades hasta que se cumplieran sus demandas. La primera de éstas, y por la cual comenzó todo, es el aumento de salario, pues ganaban 100 pesos por ocho horas de trabajo y ahora buscan ganar 300.

Después de varios días de paro la Secretaría de Gobernación intervino en la situación por medio de la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México (CDPIM). El comisario elegido para mediar el diálogo fue Jaime Martínez Veloz.

El 14 de mayo, tras casi dos meses de paro, funcionarios federales, estatales y jornaleros llegaron a un acuerdo de 13 puntos dentro de los cuales se encuentra el tema del alza de salario. Se acordó que el 4 de junio, fecha de la próxima reunión, se abordaría el tema y se trataría de incrementar el salario a 200 pesos por ocho horas de trabajo.

Además del alza de salario, también se acordó que se iniciaría “de inmediato una campaña de afiliación y credencialización de todos y todas los trabajadores al IMSS”, la cual, según el diario El Informador, no implicaría ningún costo para los jornaleros.

Otro punto controversial durante los últimos días fue el tema de los jornaleros detenidos después de las protestas. Las autoridades federales y locales del estado de Baja California pondrán en libertad a estas personas y piden que prevalezca “un ambiente de respeto al orden público y al Estado de Derecho”, (Informador).

Y es que el sábado 9 de mayo hubo un enfrentamiento entre jornaleros y policías en el Valle de San Quintín, el cual dejó un saldo de seis personas heridas y cinco detenidas.

Se ha vivido una situación tensa en el Valle de San Quintín, Baja California, sin embargo, después de estos acuerdos se espera que las demandas de los jornaleros se cumplan y las tensiones acaben entre jornaleros, Estado y empresarios.

Con información de: Informador y Milenio

Maite Mainero