A principios de agosto de este año 20th Century Fox publicó el primer avance de la que será su próxima entrega cinematográfica basada en los personajes de Marvel Comics: Deadpool.

La cinta, dirigida por Tim Miller y protagonizada por el actor canadiense Ryan Reynolds (The Proposal, 2009; Green Lantern, 2011), llegará a las salas de cine en febrero de 2016, tras aproximadamente una década de expectación desde que la casa productora obtuviera los derechos del personaje.

Imagen: http://www.foxmovies.com/movies/deadpool

Imagen: www.foxmovies.com/movies/deadpool

Deadpool relata la historia de Wade Wilson, un paciente de cáncer terminal que se ve forzado a someterse a un experimento con el propósito de curarse. Dicho experimento sale de control, desfigurando el cuerpo y la cara del ex agente de las Fuerzas Especiales estadounidenses, interpretado por Reynolds. Otros efectos secundarios del experimento incluyen la habilidad de curación inmediata, así como fuerza sobrehumana. Para fortuna de Wilson, su sentido del humor crudo y satírico, que lo hace merecedor del apodo de “mercenario con boca”, permanece intacto. A lo largo de la cinta buscará utilizar sus nuevos poderes para vengarse de las personas que condujeron el experimento que alteraría su vida de manera definitiva.

En papel, Deadpool parecer ser una película más de superhéroes que intenta recuperar su inversión en la taquilla. Sin embargo, como se puede apreciar en el avance de escasos tres minutos auto clasificado NSFW (inseguro para ver en el trabajo, por sus siglas en inglés), no se trata del típico ciudadano cuyo objetivo es salvar a una ciudad o hacer el mundo mejor con ayuda de sus poderes.

Violencia intensa, desnudos, empleo de sangre en escenas de acción y un sinfín de palabras altisonantes son los ingredientes que hacen a Deadpool una entrega única en su tipo, al recibir la clasificación R (únicamente mayores de 17 años y menores acompañados un adulto). La producción apuesta a satisfacer a un público adulto que se ha manifestado fuertemente en convenciones y foros en línea, pidiendo a gritos dejar atrás el tono familiar que han adoptado las películas de superhéroes en los últimos años, con entregas como Avengers (2012) o The Amazing Spiderman (2012).

Deadpool encaja perfecto en esta arriesgada apuesta, al no saberse con exactitud si se trata de la historia de un superhéroe o un villano, interrogante que lo ha convertido en uno de los personajes más enigmáticos favoritos de los fanáticos de los cómics y uno de los disfraces que más se pueden observar caminando por los pasillos de convenciones dedicadas al mundo de la ciencia ficción, como en la icónica Comic Con. Fue precisamente esta convención que anualmente reúne a miles de personas en San Diego, California, el lugar en que el tan esperado avance de la película vio la luz, recibiendo una ovación de pie por parte de los asistentes.

Cabe mencionar que no es la primera ocasión que este irreverente personaje aparece en la pantalla grande. El mercenario, interpretado de igual manera por Ryan Reynolds, hizo su debut en el cine en 2009 como personaje secundario en X-Men Origins: Wolverine. En dicho filme, Wilson también es sometido a un procedimiento quirúrgico que le otorga poderes que no están al alcance de ningún humano pero, rompiendo con la esencia del personaje, tal operación lo deja privado del habla. Deadpool, o Proyecto XI como se refieren a él en la cinta, muere en la conclusión de la película (reviviendo en una escena al término de los créditos), causando el enojo de los aficionados a este querido personaje y no haciendo otra cosa más que alimentar el deseo de una película que redimiera la imagen del mercenario.

A seis meses del estreno mundial de Deadpool, el panorama es positivo para los amantes de este género de películas, ya que el avance ha sido elogiado por críticos de cine y por los internautas. Será el tiempo el encargado de decidir si 20th Century Fox acertó en su apuesta de apuntar a un público adulto, exhortando a las películas de superhéroes venideras a seguir su ejemplo, o se repetirá la historia de 2009 con fanáticos de este personaje saliendo decepcionados de la sala de cine.

Héctor Tapia Martínez (@toytapia)