img_7047

Imagen: Héctor Tapia

Los habitantes de la Ciudad de México conviven con el riesgo inminente de experimentar un sismo que pueda poner en peligro su integridad física o, incluso, su vida.

Por lo anterior, el departamento de Prevención de Riesgos de la Universidad Panamericana (UP) cuenta con un protocolo a seguir en caso de que se presenten este y otros tipos de emergencia como un incendio.

Cerca de 200 personas, entre elementos de seguridad, personal administrativo y estudiantes de las brigadas (B-UP), componen el cuerpo de Protección Civil de la Universidad. Ambos cuentan con la capacitación necesaria para brindar el apoyo necesario ante cualquier tipo de desastre o accidente.

De acuerdo con Miguel Martínez, titular del departamento de Prevención de Riesgos, desde 2009 se han capacitado a más de 2 mil alumnos como brigadistas.

“Nuestro trabajo es dirigir a las personas a sus puntos de reunión y procurar tranquilizarlas en cualquier emergencia”, compartió José Eduardo Campos, estudiante de séptimo semestre de Mercadotecnia y presidente de las brigadas estudiantiles.

Más vale prevenir…

El 19 de septiembre de cada año se lleva a cabo un Macrosimulacro en la capital mexicana con motivo del aniversario del terremoto de 1985. Días antes de este, el departamento de Prevención de Riesgos de la UP se reúne para realizar un simulacro de gabinete.

Este ejercicio consiste en planear las acciones a ejecutar en caso de presentarse un sismo, incendio u otro tipo de siniestro.

Se toman en cuenta distintos factores, como el clima, que puedan dificultar las labores de seguridad. A su vez, sirve para medir los niveles de las alarmas instaladas en las aulas y pasillos.

También se hace un diagnóstico de la infraestructura de la Universidad. El campus México de la UP está compuesto por 33 edificios, cada uno con infraestructura propia y distintos planes de contingencia.

El nuevo edificio de Valencia, por ejemplo, no debe ser evacuado en caso de emergencia. De ser necesario, las personas que se encuentren laborando en este deberán replegarse en un muro cercano y esperar instrucciones del personal de Protección Civil.

Por su parte, es recomendable que aquellos estudiantes, profesores y personal administrativo que estén en las instalaciones de Chancellor o Campana evacuen las aulas a la brevedad si se presenta un incendio o un movimiento telúrico.

A continuación te compartimos algunas recomendaciones que emite el departamento de Prevención de Riesgos con el fin de perseguir la máxima de la protección civil: salvar el mayor número de vidas posibles.

new-piktochart_16806072_7b875a68516f0efd44bed2b1cb80430a56f20faa

Héctor Tapia Martínez