Essa Hassan es uno de los treinta sirios que continuarán sus estudios en México // Multimedios.com

Essa Hassan es uno de los treinta sirios que continuarán sus estudios en México // Multimedios.com

La universidad Panamericana, Campus Bonaterra,  acogerá a uno de los primeros refugiados sirios en el país: Essa Hassan. La llegada del nuevo estudiante está programada  para este 17 de septiembre en el DF, en donde comenzará a tomar cursos propedéuticos en los cuales le enseñarán español y cultura general mexicana.

Después de haber concluido con su curso propedéutico, Essa Hassan viajará a Aguascalientes para poder formar parte del Campus Bonaterra de la Universidad Panamericana. Es en esta institución en la que continuará los estudios que, debido a los graves conflictos actuales de Siria, tuvo que suspender temporalmente.

 El traslado de Essa Hassan fue impulsado por el Proyecto Habesha, creado por un egresado de la facultad de derecho de la Universidad Panamericana, Adrián Meléndez , en el 2013. El proyecto tiene el objetivo de apoyar y respaldar a los sirios que fueron privados de sus derechos como seres humanos.

 Este proyecto está teniendo gran éxito debido a las noticias sobre el temor constante sufrido por los sirios. Afortunadamente esta injusticia se ha dado a conocer en las redes sociales y los medios de comunicación masivos, y en consecuencia, el mundo ahora exige un cambio.

El Proyecto Habesha rescató, además de a Essa, a 29 estudiantes más de entre 18 y 26 años para darles la oportunidad de seguir adelante. Así como la Universidad Panamericana, muchas otras universidades privadas, como la Iberoamericana, se han incorporado a este humanitario proyecto.

Luis Sámano, el vocero del proyecto, aclaró que los jóvenes sirios contarán con una beca absoluta del 100 por ciento, así como el apoyo incondicional de los miembros de esta iniciativa.

El objetivo es que cuando terminen sus estudios, los alumnos provenientes de Siria regresen a su país con su familia, la cual desgraciadamente tuvieron que abandonar. Se espera que al regresar a su tierra natal, los jóvenes apliquen los conocimientos adquiridos aquí en México. Mientras esto suceda, lo único que podemos hacer en estos momentos es desearle a Essa, y al resto de los refugiados sirios, el apoyo que todos los mexicanos sabemos dar.

 Ximena Peinado